Hacer creíble la Vida Consagrada

y la encarnación de Dios cuando la vida exige reavivar la esperanza

Artículo del Mes – Nº 28, diciembre 2016

“La Vida Consagrada, más que cualquier otro estilo de vida eclesial, ha de asumir proféticamente el anuncio de las noticias buenas de Dios para la humanidad. Debemos decirle a la gente que Dios en verdad nos ama y que en ese amor que nos tiene no cabe una actitud de desprecio ni mucho menos de condena para nadie. Hay que comunicar a la gente la experiencia del amor, perdón y misericordia que vamos viviendo en nuestro día a día.

El Señor está con ustedes. No permitan que sus corazones se turben ni se paralicen. Reavivemos la esperanza, tanto personal como comunitaria y digámosle a nuestra gente que Dios nos ama y porque nos ama ha construido su casa entre nosotros y que nunca nos abandonará; más bien digámosle que nos invita a caminar y a construir juntos un proyecto de vida donde nadie sale sobrando, sino donde seamos complemento y buena noticia para toda la creación. Creo que tenemos todo para hacerlo. Vayamos a dar razón de nuestra esperanza”.

.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios cerrados.