Cuba, lugar de misión

El P. Héctor Arrúa svd, oriundo de Candelaria (Misiones), visitando sus familiares en Argentina, nos comparte su experiencia misionera en Cuba.

Llevo en Cuba once años, en los que tuve la gracia de Dios de compartir en cuatro de las cinco comunidades que tenemos en la Isla. Los dos primeros años hice mi “noviciado” en Mayarí, acompañado por Martín Tali Meta, un indonesio “sin doblez” y de Juanito Banogbanog, un filipino de corazón guajiro, a quien el Señor lo llamó al cielo el 30 de enero del año pasado. Los siguientes seis años en Sagua de Tánamo; en esos años por allí pasaron varios cohermanos.

Cuando regresé de mis pasadas vacaciones, por poco más de un año y medio compartí la misión en la comunidad de La Habana. En este momento estoy en nuestro Centro Bíblico “José Freinademetz”, en la ciudad de Holguín.

Dos años antes que los Misioneros del Verbo Divino llegáramos a Cuba, la Iglesia cubana expresó: “queremos ser una Iglesia de puertas abiertas, orante, misionera, fraterna y servicial”. Este deseo eclesial se convirtió en un imperativo para nuestra acción misionera que, entre luces y sombras, o si se prefiere, a los tumbos, la llevamos adelante.

Al último sexenio, sin temor a equivocarnos, podemos definirlo como “un año” de Gracia del Señor. Los años jubilares por los 400 años del encuentro con la Imagen de la Virgen de la Caridad; los 25 años de vida en la Isla; y el Año de la Misericordia, fueron los “faros” que dieron luz y rumbo a nuestra misión.

En este párrafo quiero hacer una invitación a los jóvenes que, llenos de ilusión y pasión por el anuncio de la Buena Nueva, están pensando en su destino misional: consideren a Cuba como un posible lugar para su realización personal y misionera. Si piensan en el diálogo intercultural, el “universo” afrodescendiente, es una posibilidad y es una de las tantas deudas que tenemos pendientes. Consideren a la animación bíblica como fundamento de su acción misionera, ese es nuestro “caballito” de batalla.

Héctor Arrúa svd

Bookmark the permalink.

Un comentario en Cuba, lugar de misión

  1. Anto says:

    Héctor!!! Una persona inigualable!! De un gran corazón! Te extraño Charito!

Dejar un comentario