Año vocacional Verbita

Durante el año 2017, en los Colegios animados por la Congregación del Verbo Divino, se animará un año vocacional motivado por las palabras de Jesús en el Evangelio de Juan “Vengan y vean” (Jn 1,39).

(Ver abajo la interpretación de este logo)

Guía de lectura

Presentación
“Vengan y vean” (Lectura orante)
Interpretación del Logo
Recursos (oración…)

Presentación

En el marco de la iniciativa de la Congregación del Verbo Divino de la zona panamericana (PANAM), los Colegios animados por la misma congregación en Argentina, animarán el año vocacional verbita, una iniciativa amplia para que todos los actores de la vida educacional asumamos nuestra vida y misión en clave vocacional.

La frase motivadora de la iniciativa surge de la conversación de Jesús con los discípulos de Juan, ante su pregunta por “¿Dónde vives?” Jesús les responde: “Vengan y vean”. Esta experiencia de discipulado y seguimiento es inspiradora para toda nuestra familia religiosa y misionera. A la vez, es una invitación para las familias, los docentes, los líderes, el personal no docente, los ex alumnos.

Los discípulos de Jesús ya no buscan aprender la Ley o un estilo de ascesis, como los discípulos de los rabinos o del Bautista. Jesús actuaba con una autoridad desconocida hasta entonces y por eso, el hecho de ser discípulo suyo pasó a significar una realidad muy distinta a lo que el término indicaba anteriormente: la relación de fe con Jesús y de identificación con él pasa a ser lo fundamental. Notamos entonces que el “discípulo” del evangelio no corresponde al “alumno” de nuestras escuelas, porque ser alumno es una relación temporal, centrada en el contenido del aprendizaje, una etapa de paso hacia una meta mayor; mientras ser discípulo de Jesús, el único Maestro, exige una relación vital con su persona.

Aspiramos que en nuestros centros educativos durante el presente año 2017, a través de Talleres de Orientación Vocacional –celebraciones, charlas, encuentros y jornadas, retiros y otros materiales de animación–, podamos discernir sobre nuestras prácticas y adoptar nuestra vida desde la clave vocacional; particularmente los jóvenes que se forman en nuestros colegios, puedan descubrir el sentido pleno de sus propias vidas para sí mismos y para los demás.

.


.

“Vengan y vean”Lectura orante

(Juan 1,35-39)

.

Durante el año 2017 en nuestras instituciones educativas y parroquias (ARS), queremos animar el Año vocacional Verbita adhiriendo a la iniciativa 2016-2017 de la Coordinación PANAM de los Misioneros del Verbo Divino. La expresión del Año Vocacional Verbita en los Colegios SVD Argentina Sur es la misma, está en sintonía, pero es particular. Es decir la adaptamos especialmente para vivir esta invitación vocacional en el ámbito de nuestros espacios pastorales.

La dimensión vocacional aquí es una invitación amplia a asumir nuestra vida y misión desde la “clave vocacional”. Asumir lo que vivimos y hacemos desde la dimensión vocacional contribuirá a plenificar nuestra vida. Para este año vocacional verbita hemos elegido la expresión atribuida a Jesús como repuesta a la búsqueda de dos discípulos de Juan el Bautista: “Vengan y vean”, les dijo ante su pregunta de dónde vivía.

Les proponemos alentar una reflexión para discernir en el ámbito propio de cada institución educativa del Verbo Divino de Argentina Sur esta expresión. Bien sabemos que la Palabra de Dios tiene siempre un mensaje nuevo, dejémonos interpelar por esta expresión simple y profunda.

Les sugerimos realizar una lectura orante de este pasaje de la Palabra de Dios aplicándolo a nuestro proceso personal y de animación pastoral en Argentina.

VENGAN

Los discípulos de Juan –evidentemente– eran personas inquietas, buscadores. Ya ejercían un discipulado, pero tenían una cierta insatisfacción, aspiraban a más. En primer lugar nos sentimos en sintonía con la búsqueda de los discípulos, que son dos. La búsqueda es compartida, la realizamos juntos.

En particular, al identificarnos con esta búsqueda, nosotros como religiosos-misioneros, y animadores de parroquias-colegios SVD-ARS, nos preguntamos: ¿De dónde venimos? ¿Podemos reconocer el “lugar” de dónde venimos personal y comunitariamente? ¿Cuándo nos llega la invitación del maestro: “vengan…”? Estamos situados en un lugar ¿Cuál es ese lugar?

“Vengan” es la invitación del maestro. Una invitación a la que los discípulos acuden inmediatamente. Muestran una decidida disponibilidad a aceptar la invitación. Una invitación a dejar un lugar y orientarnos otro. Ese lugar es donde vive Jesús, el Maestro y Señor.

VEAN

Vean, aquí está asociado a experiméntenlo por ustedes mismos. Fuera de las narraciones y los esquemas teóricos y tradiciones, “vean y vivan” conmigo este estilo de vida. ¿Qué vemos en nuestros Colegios y en nuestras Parroquias? ¿Qué experimentamos en nuestras propias vidas? ¿Cómo estamos invitados a ver y experimentar la cercanía con Jesús? ¿Tenemos una experiencia personal plenificadora? ¿Qué vemos en nuestras familias, compañeros/as, laicos, catequistas, agentes, docentes? ¿Vemos nuestro entorno, más allá de nuestras instituciones y jurisdicciones? ¿Dónde habita la presencia del Resucitado hoy?

“Vean” es la invitación del maestro. En numerosas oportunidades en el Evangelio Jesús curará a los ciegos y es una de las evidencias del Reino… los ciegos ven. Hoy nos invita a nosotros/as a ver, superando nuestras cegueras, para descubrir que nuestra vida tiene un sentido profundo, enraizada en Jesús, tenemos una vocación que nos plenifica, para nosotros y para los demás.


“Vengan y vean”Logo

  • La Cruz que abraza al mundo. Logo de los Misioneros del Verbo Divino.
  • “Vengan y vean”, expresión del evangelio de Juan (Jn 1,39), a través de la cual Jesús invita a los discípulos a estar con él.
  • Jesucristo, el hijo de Dios y salvador del mundo.
  • Las manos, invitando a dirigir nuestra mirada hacia Jesús.
  • El corazón. Simboliza la expresión “El amor es el lenguaje que entienden todos los pueblos” (San José Freinademetz).
  • Un grupo de personas, individuos, familias, jóvenes, ancianos, nosotros en camino hacia el sentido y plenitud de nuestras vidas.

(Hernán Semienchuk)


.

RECURSOS

.

Bookmark the permalink.

Comments are closed.