Jesús quiere entrar triunfante en nuestras vidas

YO ESTOY AQUÍ (Domingo de Ramos – Mateo 26, 14-27, 66 / Isaías 50,4-7 / Filipenses 2,6-11)

Jesús, siendo el Mesías, hace su entrada triunfal a Jerusalén montado en un humilde burrito. Hoy, Jesús quiere entrar también triunfante en nuestras vidas, en nuestros corazones, quiere además, que demos testimonio de él, y con nuestra manera de vivir, es el mejor ejemplo. Debemos ser sencillos de corazón como nos pide Jesús, dando amor en nuestros hogares, en nuestros trabajos, llevando alegría donde quiera que vamos, y por sobre todo, nos pide que nos preocupemos por los demás. Nosotros sabemos que debemos ser luz para nuestros hermanos, pero no una luz pasajera.

No dejemos que nuestra fe se marchite, como los ramos verdes de aquel domingo que se marchitaron pronto y el jubiloso ¡hosanna! pronto se convirtió en un grito enfurecido de ¡crucifíquenlo! Como Jerusalén, vivimos rechazando a un Dios lleno de amor y misericordia, que constantemente regala gracias extraordinarias a nuestras vidas. Al entrar a Jerusalén, Jesús siente que el júbilo de la multitud lo introduce ya en el corazón del misterio de la salvación, es consciente de que va al encuentro de su propia muerte. ¿Cuántas veces, nosotros, lo hemos negado condenándolo una vez más?

Seamos perseverantes en nuestra fe. Si queremos ser salvados, dejemos de lado todo lo que nos aparta y nos impide acompañar al señor hasta la cruz.

Patricia Torres
Equipo de Comunicación ARSCOM

Etiquetas: . Bookmark the permalink.

Comments are closed.