Pan de vida

YO ESTOY AQUÍ (Corpus Christi – Juan 6,51-58 / Deuteronomio 8,2-3.14-16 / 1Corintios 10,16-17)

La fiesta del cuerpo y la sangre de Cristo, es una de las fiestas más importantes para la Iglesia. Es la fiesta de la presencia de nuestro Señor Jesucristo en la Eucaristía. Hablar de Corpus Christi es hablar de la Pascua, ya que recordamos la institución de la Eucaristía que Jesús realizó el jueves Santo en la última cena, al convertir el pan y el vino, en su Cuerpo y en su Sangre.

Necesitamos su alimento para vivir en comunidad, involucrándonos con la sociedad. Necesitamos su alimento para realizar nuestra Misión, en el lugar que nos toque estar. Necesitamos su alimento para transmitir y contagiar alegremente a Jesús resucitado entre nosotros.

“El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él”. Desde el Bautismo todos somos llamados a ser discípulos y misioneros. Y éste Corpus Christi nos tiene que sacar de nuestra comodidad, movilizándonos desde nuestro interior a la acción concreta. En lenguaje futbolero diría: paremos la pelota, pongámosla bajo la suela, para mirar a nuestro alrededor, visualizando a las personas y lugares donde Jesús nos pide a mí, a vos, a nosotros, que lo llevemos y lo compartamos. Comenzando por nuestros hogares, siguiendo por el barrio donde nos conocen, acercándonos a los marginados, los desprotegidos, los olvidados en nuestros hospitales, hogares de ancianos, y nuestros enfermos.

Jesús nos invita personalmente a que dejemos de ser actores secundarios, y que seamos protagonistas para transformar el mundo. Su cuerpo y su sangre nos animan y nos dan la fuerza necesaria para ponerle el pecho a las situaciones donde es más fácil no meterse. La Palabra de Dios nos compromete a ser transformadores de una nueva sociedad. Hay mucho trabajo por realizar y no estamos solos.

El pan es uno, y así nosotros, aunque seamos muchos, formamos un solo cuerpo, porque comemos todos del mismo pan. Apoyémonos en nuestros hermanos para forjar comunidades abiertas, alegres, y acogedoras para seguir construyendo el Reino de Dios aquí en la tierra.

Ramón Medina
Comunidad de San Francisco Javier
Parroquia Santísima Trinidad

Rafael Calzada – Bs. As.

Etiquetas: . Bookmark the permalink.

Comments are closed.