Alfonso Schönfeld svd

+ 21.06.2017 (1938-2017) / 38 65 67 73 **

“El que me ama será fiel a mi palabra,
y mi Padre lo amará e iremos a él” (Jn 14,23)

El miércoles 21 de junio de 2017, a las 16:15 hs. fallece el Hno. Alfonso Schönfeld, en el Hogar San Javier de Rafael Calzada, Buenos Aires.

El jueves 22 de junio a las 15:30 hs. celebración de la Eucaristía por su eterno descanso y posteriormente su entierro en el cementerio de la SVD en Calzada.


Alfonso Schönfeld nació el 22 de septiembre de 1938, en Aldea María Luisa, Entre Ríos. Sus padres fueron Gaspar Schönfeld y Bárbara Hermann, de su numerosa familia dos hermanas abrazaron la vida Religosa como Siervas del Espiritu Santo.

El Hno. Alfonso ingresó al noviciado en Alta Gracia el 1º de marzo de 1965, profesó sus primeros votos el 1º de marzo de1967 y el 1º de marzo de 1973 realiza sus votos perpetuos como Hermano religioso misionero.

Desde el año 1973 hasta el año 1982 brinda sus servicios en las labores de granja y campo en el Noviciado de Alta Gracia, Córdoba. En el año 1982 es trasladado a Esperanza, Santa Fe, donde continúa con la atención del ganado y las tareas de agricultura en nuestros campos. Luego alternó otra vez entre Alta Gracia (1986-1991), Esperanza (1991-2003), Alta Gracia (2003-2007).

En el año 2007 se integra a la comunidad de la Casa de Retiros de Stella Maris, en Valle María (Entre Ríos), hasta que en el año 2010 es asignado a la comunidad del Hogar San Javier de Rafael Calzada, Buenos Aires.

En los últimos años, la salud del Hno. Alfonso se fue menoscabando: Parkinson, deterioro senil y deficiencia cardíaca. Las últimas semanas, por la inestabilidad de sus piernas, se mantenía en cama, siempre recibía a los visitantes con gran amabilidad y conversaba cosas del campo que recordaba.

Disfrutaba de los dulces que le traían de regalo, de los encuentros, y todos lo recuerdan por su espíritu fraterno, sus observaciones agudas, su fidelidad a los compromisos, como hombre de oración y por saber estar en la comunidad con la humildad y la atención que le caracterizaba.

El 1º de marzo de 2017 celebró sus 50 años de Vida Religiosa, sus palabras fueron “gracias a Dios, a la familia y a la Congregación por todo lo que le dieron y ahora por cuidarlo”.

Los que hemos conocido al Hno. Alfonso sabemos que se ha distinguido por ser un hombre de pocas palabras, silencioso, un trabajador incansable que no medía esfuerzos en sus responsabilidades y que sabía ofrendar su servicio como un modo de ayudar a que otros se formaran para la misión y para sostener la obra de la Congregación.

En la mañana del 21 de junio de 2017, el P. Rector, Esteban Rohr, le dio la bendición y oraron junto a él. Un poco antes había recibido la unción de los enfermos. Falleció a las 16:15 hs. en el Hogar San Javier de Rafael Calzada, Buenos Aires. Damos gracias por su testimonio y por su entrega silenciosa y abnegada que tanto bien produjo.

En este mes del Sagrado Corazón, ponemos su vida en manos del Padre con la esperanza de la fe. Porque la vida de los que en ti creemos, Señor, no termina, se transforma, como la semilla que se siembra en la tierra del campo.

“¡A la maula, el petiso cada tanto se me empaca!”, decía cuando con el andador se detenía y le costaba dar otro paso. Ahora, Alfonso, descansa en paz, porque has llegado a destino, las tranqueras se abren y en la finca del Padre hay fiesta.

Etiquetas: . Bookmark the permalink.

Dejar un comentario