No tengan miedo

YO ESTOY AQUÍ (12º Domingo A – Mateo 10,26-33 / Jeremías 20,10-13 / Romanos 5,12-15)

Sólo Dios es nuestro único fin y el destino último de la vida. Somos llamados a buscar a Dios con todas nuestras fuerzas, incluso en medio del trabajo en el mundo. Dios nos cuida en todo momento para que nosotros podamos dedicarnos a trabajar por su reino. Nuestra tarea es reconocer al Señor delante de los hombres mediante nuestro actuar buscando siempre agradar a Dios y no a los hombres.

Muchas veces nuestro actuar o nuestra actitud ante los demás no es la que quisiéramos tener debido al miedo que tenemos a lo que los demás puedan pensar de mí. Cuando queremos cuidar nuestra imagen ante los otros solemos silenciar nuestra conciencia y aceptamos lo malo como algo normal y preferimos traicionar a dios antes de quedar mal ante los hombres y preferimos dejar de hacer el bien o justificar el mal en mi vida.

Si nosotros nos decimos verdaderos cristianos, debemos ser auténticos en nuestro vivir, es decir, nuestras palabras deben ir unidas a nuestras obras, esa es nuestra verdad de ser cristianos. Debemos ser auténticos aunque eso nos provoque dificultades en nuestro diario vivir.

¿Cuál debe ser nuestro propósito? buscar agradar a Dios por encima de todo. Por ser cristianos, fieles seguidores de Jesús, no podemos callar, debemos confesar nuestra fe que abriga nuestro corazón, ese amor que nos sostiene, que nos dirige y que da sentido a nuestra vida personal, familiar y eclesiástica en todos lugares y a todos los que nos rodean, en nuestra familia, trabajo o en el lugar donde estemos, que se vea nuestra alegría de ser cristianos.

Laura Ruiz
Parroquia San Francisco Solano
Alto Comedero – Jujuy

Etiquetas: . Bookmark the permalink.

Comments are closed.