Amar y servir

YO ESTOY AQUÍ (30º Domingo A – Mt 22,34-40 / Éxodo 22,20-26 / 1Tesalonicenses 1,5c-10)

Realmente la ley conduce los pueblos y las religiones, nos ayuda a construir la familia, la comunidad y el pueblo por la voluntad de Dios. Hoy el Señor Jesús nos indica que todas leyes se establecen por el amor. Ama a Dios y al prójimo.

Dios es el Amor por excelencia, es la entrega absoluta. El amor a Dios y el amor al prójimo son los ojos de nuestra vida cristiana. Quien dice que ama a Dios a quien no ve y no ama al prójimo a quien ve, es un mentiroso, porque el amor a Dios se traduce en amor al prójimo. Dios no tiene otro rostro que del prójimo.

¿Cómo demostramos nuestro amor? Jesús nos dejó numerosos ejemplos del amor, y nos distingue el amor real. El amor real es el servicio, la entrega, el perdón. Este es el camino que hay aprender y practicar.

Cada día hemos de renovar las fuentes del amor y pensar estas preguntas: ¿Cuáles son en concreto para cada uno de nosotros? Con Dios, no olvidamos rezar cada por día y noche, participamos la actividad de su iglesia, como la misión, la misa dominical donde Dios nos enseña y nos santifica. Con los demás. Cumplimos nuestra tarea como papa, como mama, como hijos, como hermanos.

El amor a Dios y el amor al prójimo están unidos. La Fe y el Amor también. La fe es una experiencia de amor a Dios. Creemos verdaderamente en Dios cuando lo amamos y lo amamos cuando amamos y tratamos de hacer el bien a los demás.

Peter Nguyen svd
Parroquia San Cayetano, Palpalá-Jujuy

Etiquetas: . Bookmark the permalink.

Comments are closed.