80 Años y las lecciones de la vida

El P. Arnoldo Freiberger svd, celebró sus 80 años el pasado 25 de septiembre, su vida y su entrega han sido y es muy significativa y luminosa en nuestras provincias. Damos gracias a Dios por tenerlo entre nosotros y que Dios lo siga acompañando con sus dones y gracias en esta nueva década que acaba de estrenar. Nos deja estos pensamientos para compartir, sabemos que los dice desde el corazón, templado en la oración y en la misión.

“Desde el Hogar San Javier de Rafael Calzada, les hago llegar esta nota que me solicitó hacer el padre Provincial con motivo de cumplir mis 80 años de vida.

Es un honor cumplir los años en el centenario de la llegada de la Congregación del Verbo Divino a Rafael Calzada, cuando hace ochenta años yo nacía en otro pueblo de la provincia de Misiones, llamado Puerto Rico.

También mi pueblo natal contó desde sus comienzos con la presencia y los servicios de los misioneros verbitas. Fueron ellos quienes me iniciaron en la fe cristiana, y fue también en esa comunidad donde aprendí a leer y a escribir con las Hermanas Misioneras Siervas del Espíritu Santo. A la edad de once años ingresé con una decena de muchachos al seminario menor SVD de Azara (Misiones), acompañado por el Párroco, Huberto Walter svd.

De ahí en más perseveré en el camino que había emprendido con la ayuda de Dios y la contención de la comunidad. Fue decisivo el acompañamiento de excelentes verbitas hasta mi consagración perpetua y posterior ordenación sacerdotal en agosto de 1965. Fue durante los años de preparación y realización del Concilio Vaticano II, con todo lo que éste influyó en la vida e historia de la Iglesia universal, de la Vida Religiosa y en la formación de la juventud.

Al contemplar ahora el itinerario de mi vida, incluidos los años de servicios a la formación, animación de retiros, liderazgo provincial y diversos servicios pastorales, tomo conciencia de que mi crecimiento como religioso misionero ha sido obra de Dios, apoyado de hermanos y laicos.

Actualmente formo parte de la comunidad religiosa de adultos mayores en el Hogar San Javier (Rafael Calzada-Buenos Aires). Es una amplia construcción equipada y mantenida con grandes esfuerzos por parte de la Congregación para acoger y brindar los cuidados necesarios a los ancianos y enfermos.

Agradezco de corazón a Dios y a mi Familia Religiosa de los Misioneros del Verbo Divino, por lo que he llegado a SER con mis luces y sombras. Entre las últimas percibo mi falta de apoyo explícito a hermanos que han tenido, y a los que aún hoy tienen, iniciativas valiosas como respuestas a los desafíos misioneros actuales.

Como aporte a la pastoral vocacional, me animo a decir que demostremos más amor y respeto entre nosotros, desterrando las descalificaciones”.

Arndoldo Freiberger svd

Etiquetas: , . Bookmark the permalink.

Dejar un comentario