Seremos juzgados en el amor

YO ESTOY AQUÍ (34º Domingo A – Mt 25,31-46 / Ez 34,11-12.15-17 / 1Cor 15,20-26.28)

El Evangelio de Cristo Rey nos presenta y nos hace ver la realidad del Juicio final. Y esto nos quiere hablar el amor al prójimo, de este amor nos hace llevar a estar siempre al servicio del hermano, para estar siempre a favor de los necesitados, de tal modo, que los necesitados descubran la gracia de Dios.

El evangelio nos habla también del sediento, del hambriento, del preso y otras realidades que omitimos, como un llamado de Cristo Rey a cada uno para el bien común. Ese amor misericordioso lo podemos encontrar en la primera carta de San Juan: “si uno dice, yo amo a Dios y odia a su hermano, es un mentiroso” (1 Jn 4,20). Eso nos lleva a reflexionar en cómo cada uno de nosotros tenemos que estar siempre al servicio del hermano, al servicio de las necesidades de cada uno de ellos.

Recuerdo como San Juan de la Cruz hizo un resumen de este mensaje cuando decía: “en el atardecer de nuestras vidas, seremos juzgados en el amor”. Nos quiere decir que todo lo que no hagamos por un hermano es una falta, omitir muchas veces el bien que debemos hacer y no lo hacemos.

Tomemos conciencia este desafío del evangelio, que nos va llevando cada día a ser mejores cristianos.

Eduardo Cariquelme
Parroquia San Juan Bosco, Cutral-Có – Neuquén

Etiquetas: . Bookmark the permalink.

Comments are closed.