Prevenidos y no distraídos

YO ESTOY AQUÍ (1º Adviento B – Mc 13,33-37 / Is 63,16b-17.19b;64,2b-7 / 1Cor 1,3-9)

“Estar prevenidos y atentos”. Tenemos que tener en cuenta la vigilancia y la fidelidad hacia Dios. Dios nos quiere mucho, y nos da plena libertad, pero nos pide que estemos prevenidos. Estar prevenidos es estar menos distraídos en las cuestiones mundanas y estar más en el corazón de Dios, en lo que él nos pide, nos pide que hagamos el bien.

“Hacer el bien” ¿Qué será hacer el bien? Es hacer muy bien las pequeñas cosas que nos toca hacer en el día a día. Esto se tiene que ir practicando desde muy pequeño, los niños, los adolescentes, sacerdotes, padres de la familia, los obreros y los profesionales. Cada uno en el lugar que le toca vivir.

A veces a los jóvenes o los niños que dicen que tienen tiempo para ser buenos, pero en realidad desde chiquitos tenemos que acompañarlos en este camino de la vida, el camino que Dios nos propone para ejercitar la prevención, estar siempre prevenidos y no distraernos, hacer siempre las cosas bien. Como adultos, tenemos que estar al lado de ellos, marcando un camino, proponiendo cosas buenas y actividades que refrescan su corazón. San Pablo nos exhorta a estar siempre alegres, no dejar de orar y vivir bien haciendo las cosas según el Espíritu.

Por último, como matrimonio, pedimos a Dios que siempre esté con nosotros y nos ayude en nuestra misión de ser padres y ciudadanos, para hacer el bien y ayudar a los demás según el Espíritu.

Matrimonio Fernando y Mercedes
Parroquia María Auxiliadora, Aluminé-Neuquén

Etiquetas: . Bookmark the permalink.

Comments are closed.