Centro Bíblico Verbo Divino – 25 años

Palabras alusivas y agradecidas del P. Pepe Ferreyra svd, iniciador del Centro Bíblico Verbo Divino, Rafael Calzada–Bs. As. (1992-2017)

Pepe Ferreyra svd (centro)

“El amor y la gracia de Dios nos han reunido de diversas naciones y continentes en una congregación religiosa y misionera consagrada al Verbo Divino y distinguido con su nombre”. Así reza el inicio del Prólogo de las Constituciones. Pero esta congregación siempre significó para nosotros “comunión de vida” con el Verbo y, por lo tanto, comunión con todos los hombres a quienes estamos llamados a servir. Por consiguiente, a la proclamación de la Palabra unimos la formación de comunidades en “comunión recíproca y con la iglesia universal”. (Const.102)

No podría ser de otra manera, ya que como lo expresaba San Arnoldo Janssen, el anuncio del Evangelio es servicio de amor a la humanidad. Este amor por el servicio, cuando se expresa en entrega generosa, lleva a humilde gratitud, con la conciencia de que nada es mérito propio, sino acción de la gracia abundante que el Espíritu Santo prodiga a quienes se abren a sus mociones e inspiraciones.

Gratitud es el canto de alabanza que hoy nos une

Gratitud es la palabra que motiva nuestra memoria. Gratitud es la acción que realizamos hecha fiesta. Gratitud por los 25 años del CENTRO BÍBLICO y lo que está detrás de esta fecha, las personas que lo hicieron posible y le dan continuidad histórica.

Del contacto asiduo con la Palabra revelada hemos aprendido que los hechos deben ser contextualizados en el devenir vital de los pueblos. Esto exige un ejercicio de memoria que pone base a la reflexión de un presente no casual, y abre caminos a futuro en esperanza.

¿Cómo fueron los hechos?

La Congregación venía reflexionando sobre el lugar de la Palabra de Dios en nuestra tarea misionera, y a través de Capítulos, Asambleas, documentos, se barajaban términos como Prioridad, Área de servicio y al final Dimensión Característica, en tanto sello o perfil propio del misionero. Destaco que en nuestra Provincia Argentina Sur (ARS) esto se plasmó en encuentros, talleres, cursos propuestos por el propio Provincial y su Consejo, con el asesoramiento de personas de larga trayectoria en el caminar con la Biblia, por citar algunos: Ángel Caputo, Florencio Mezzacasa, Edenio Valle, Shigeyuki Nacanose.

Al llegar a Calzada, año 1987, me encuentro con una parroquia llena de posibilidades para el ejercicio de la actividad bíblica y con personas abiertas a aprender y compartir; un párroco, Jerónimo Gallinger svd, que me ofreció todo su apoyo para desplegar la animación bíblica. También, al poco tiempo, soy designado por el Provincialato como Coordinador del Área Bíblica.

Las tareas empezaron de inmediato. En las capillas que me asignaron algunos cursos breves de Introducción a la Biblia; en un salón prestado, y en pleno invierno, sin calefacción y con sólo el mate cocido como elevador de temperatura, más el interés y curiosidad del pequeño grupo de participantes. Qué es la Biblia, qué contiene, qué utilidad, qué mensaje, cómo se escribió, éstos y tantos interrogantes daban lugar a horas y horas de compartir.

La cosa crecía y nos planteamos el problema del espacio para facilitar los encuentros. Es ver-dad que en la Asamblea de Provinciales en Asunción se había determinado que un centro bíblico no necesitaba más espacio que el cuarto-habitación del Coordinador, pero mi cuarto no albergaba más, sillas, carteles, mapas, pizarrones y a mí mismo.

Fue así que, con el consentimiento del Provincial y el Rector de la Casa, habilitamos dos salas abandonadas en ese momento, de la torre en el ala central del edificio de Rafael Calzada. Limpieza, pintura, decoración, todo se hizo con la mano de obra entusiasta de un grupo de personas. Dos viejos armarios fueron la modesta biblioteca, muebles arrumbados en algún depósito fueron reciclados y constituyeron el sencillo pero pulcro mobiliario. Las sillas tapizadas (pero gastadas) donadas por la comunidad de Mansilla, fueron el lujo del momento. Un buen pizarrón, para mí indispensable, ocupaba la pared central, y las famosas líneas del tiempo de más de tres metros que fui haciendo a mano. Todo estaba listo para ser inaugurado. Para la inauguración se fijó la fecha en que el Consejo Provincial tenía su reunión mensual.

Fue así, que el 10 de junio de 1992, al finalizar la sesión, el Consejo Provincial en pleno se trasladó a la torre para la celebración, alrededor de 50 personas les dieron la bienvenida. Se inició con la proclamación del prólogo de Juan, una breve reflexión del mismo, donde acentué la alegría de tener un espacio para que el Verbo se siga haciendo carne, y la gratitud hacia los que la hicieron posible. Recordé las palabras de San Arnoldo Janssen cuando, al inaugurar la casa de Steyl (Holanda), dijo que si la obra es de Dios perdurará y si no nos golpearíamos el pecho reconociendo que no fuimos dignos. Luego se proyectó un video armado por la Sra. Ana Richar, con el acento puesto en Jesús y la convivencia son sus discípulos el que originó el entusiasmo misionero.

El Provincial, Osvaldo Gloverdans svd, que tanto alentó y favoreció nuestra tarea, manifestó su confianza en que este espacio, ahora Centro Bíblico de la Provincia, daría sus frutos de amor al Verbo. Y lo dio por inaugurado. Luego siguió el brindis. No faltaron los ricos bocaditos y sándwich que todos habían traído, más los vinos generosos a que aludía el profeta Isaías. En un momento aparecieron las medialunas con jamón, calentitas, que Lidia tenía preparadas y también en un momento desaparecieron. Siguieron horas de alegría, de reconocimiento, de proyectos, de sueños.

A esta inauguración formal siguieron talleres de Antiguo y Nuevo Testamento, Cartas de Pablo, Evangelios Sinópticos y de Juan, Apocalipsis y temas puntuales que considerábamos necesarios, siempre con la iluminación bíblica. Al tiempo elaboramos talleres de dinámica grupal, aprendizaje de toma de apuntes, síntesis, resúmenes, expresión gráfica y visual, aprovechando las diapositivas que nos legara Luis Liberti svd, después del cierre de la Librería de Calzada. El tiempo de preparación para el Jubileo del año 2000, nos dio la oportunidad de desarrollar los temas propuestos por el Papa, todo en clave bíblica.

Los cursos y talleres se multiplicaron

La tarea como Coordinador me llevó a talleres en Neuquén, Mendoza, Misiones, Santa Fe, Quilmes y Capital. Algunas veces viajaba solo y otras acompañado por los matrimonios Richar o Bonacorsi. A esto se sumaban los viajes en representación de la Provincia a encuentros de FEBIC (Federación Bíblica Católica) y otros, todo lo que aprendía era volcado en nuevos talleres.

Mi gratitud especial a la Provincia que me permitía desarrollar todo esto y a la Parroquia de Calzada que proveía por mis ausencias, ausencias que se cubrían con el aporte rico de tantos laicos que conformaban los equipos de servicio.

Precisamente, la formación de equipos fue una de las tareas que más nos ocupó. Para ampliar el servicio de animación, durante un año implementamos el taller de discípulos, a partir del Evangelio de Marcos: contenido y actitudes del discípulo, ayer y hoy. Al finalizarlo quedó conformado un nuevo equipo y se ampliaron los servicios, atendiendo a las necesidades de formación en nuestra extensa parroquia. Al finalizar el período provincial, el Padre Osvaldo asume la Parroquia Santísima Trinidad (Rafael Calzada) y sigue animando, ahora más de cerca la tarea del Centro Bíblico.

En 1999 soy trasladado a Godoy Cruz, Mendoza, pero continúo como Coordinador del Área Bíblica. Los servicios se siguen prestando y al poco tiempo se acentúan con la llegada al país del Hermano Osvaldo Silva desde Nicaragua, lo que le da al Centro un nuevo dinamismo. Siempre acompañado por las personas de los equipos ya existentes.

Junto con miembros asociados a FEBIC, iniciamos lo que llamamos “Biblia 2000”, ese año, en Esperanza, Santa Fe. Luego un año en Mendoza, para quedar con sede en Calzada. Esto duró 10 años, luego se transformó en encuentros-retiros con la Palabra, siempre en Calzada. Ofrecimos un Taller de Biblia para verbitas, neomisioneros con asesoría de Ecuador. A ese país enviamos a Bety Manrique a participar del Curso de Biblia de 15 días. A su regreso aportó sus conocimientos y experiencias a los talleres anuales.

La obra continúa

La coordinación luego estuvo a cargo de Miguel Armada svd y Marcelo Cattáneo svd, lo que constituye otra historia, pero siempre en continuidad con el espíritu con que fue creado este Centro.

Vuelvo a expresar gratitud por todas las personas que se enamoraron en serio de la Palabra de Dios y del servicio que prestaron y siguen prestando para que la Palabra siga hablando al corazón de todos los hombres y puedan experimentar su ternura y amor.

Pepe Ferreyra svd

Marcar el Enlace permanente.

Un comentario en: Centro Bíblico Verbo Divino – 25 años

  1. Adriana Aranda dice:

    Gracias infinitas al Centro Biblico y feliz cumpleaños!!! A Uds que supieron acompañarnos siempre hasta enamorarnos de Jesús hermano, camino y Vida. Abrazo gigante a cada uno de uds, estan en mi corazon y oracion, aunque ya no estoy en Bs.As. estan en mi recuerdo con cada taller, cursos y todo lo que generosamente propusieron para que la Palabra de Dios se haga Vida, estilo de Vida. Gracias por la amistad y fraternidad, uds no solamente fueron formadores, fueron amigos. Tantas anecdotas estan atesoradas en mi corazon. Que Dios los siga bendiciendo en abundancia. Mil gracias. Adriana Aranda de Almiron.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.