Dios Familia

YO ESTOY AQUÍ (Santísima Trinidad B – Mateo 28,16-20 / Deuteronomio 4,32-40 / Romanos 8,14-17)

Hace bastantes años, los Payasos de la Tele (Gabi, Fofó, Miliki…) cantaban una canción cuya letra decía: “No hay nada más lindo que la familia unida, atados por los lazos del amor. Sentir palpitar la misma sangre, sentir que es uno solo el corazón…”. Cuando una familia está unida, esa comparación no se ve irrazonable. Y además, solemos hablar de “la familia García” o “la familia Pérez” o “mi familia,” en singular, pero sabiendo que ese nombre singular abarca una pluralidad de personas. Y cuando conocemos a esa familia, conocemos cuántas personas la integran.

Se lo compartí porque hoy, celebrando la solemnidad de la Santísima Trinidad, podemos decir que estamos celebrando la fiesta de una familia, de una Familia muy unida, también “atados por los lazos del amor,” como decía la canción. Es la fiesta de la Familia Divina, a quien llamamos en singular “Dios”. Y al igual que ocurre con las familias humanas, la Familia de Dios está integrada por diferentes miembros, por diferentes Personas. Y esto lo sabemos porque la propia familia de Dios nos lo ha dado a conocer. San Agustín tiene una linda explicación del misterio de la Santísima Trinidad que dice, “cuando hablamos la Santísima Trinidad tenemos tres cosas: el Amante, el Amado y el Amor; un Padre Amante, un Hijo Amado y el vínculo que mantiene unidos a los dos, el Espíritu Amor”. Y ese amor nos llama a estar unidos con el otro, a trabajar conjunto para el reino de Dios como nos muestra la Santísima Trinidad.

Tenemos un Dios que es el creador, el Hijo que es el salvador y el Espíritu Santo que es el santificador. Y todo para el mismo objetivo, la salvación de todos nosotros. Por eso hoy somos llamados a tomar esa imagen de la Santísima Trinidad a nuestra familia, esa unión y comunicación y amor. Sólo con esa clase de familia podemos solucionar los problemas que estamos ahora sobre el droga, violencia y en justicia.

Al terminar, recordemos esa estrofa de la canción: “No hay nada más lindo que la familia unida, atados por los lazos del amor”. Hoy celebramos que no hay nada más lindo que la Santísima Trinidad, que no sólo tiene amor, sino que es Amor. Un amor misericordioso que todo lo da y que se comunica a sí mismo. Por eso hoy estamos invitados a formar parte de la familia de Dios de un modo íntimo, pleno, a “sentir palpitar la misma sangre, sentir que es uno solo el corazón”.

Ian Nercua svd
Parroquia San Cayetano – Jujuy

Etiquetas: . Bookmark the permalink.

Comments are closed.