Dejarlo todo para seguir a Jesús

YO ESTOY AQUÍ (28º Domingo B – Marcos 10,17-30 / Sabiduría 7,7-11 / Hebreos 4,12-13)

Las lecturas que escuchamos hoy nos dan tres temas importantes para nosotros: la riqueza, el peligro de la riqueza y el seguimiento de Jesús. Es decir, la recompensa que vamos a recibir cuando uno sigue a Jesús con el corazón.

Pero también tenemos que pensar que Dios es bueno, por eso, cuando el hombre rico comienza a hablar con Jesús, lo llamó: Señor, el buen Dios, que siempre lo escucha. Él se acercó para preguntar a Jesús, y al final Jesús le pidió que dejará todo lo que tenía para seguirlo. Pero el hombre rico, al final, se fue con mucha tristeza porque tenía muchas riquezas. Nosotros muchas veces nos quedamos apegados con nuestras riquezas y dejamos de seguir a nuestro Señor. De seguir a nuestro buen Dios.

Por eso, Pedro preguntó también a Jesús: y nosotros que hemos dejado todo y te seguimos ¿qué vamos a recibir? Y Jesús le dio una respuesta, una respuesta clara, seguir a Jesús implica también dejar todo lo que tenemos, y lo que vamos a recibir es cien veces más. Pero ustedes, que han dejado todo, van a recibir la recompensa de Dios, van a recibir su gracia, y disfrutar la vida con el mismo Dios.

Lo importante es dejar todo y seguirlo con mucha alegría. Dejamos todo, nuestra casa, nuestra familia y nuestra riqueza, y lo que nos haga falta, Dios mismo va a llenar nuestro corazón con su bendición y con su gracia.

Miguel Migu Kein svd
Parroquia Sagrado Corazón, Picún Leufú-Neuquén

Etiquetas: .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios cerrados.