Ricardo Kudlek svd

+ 16.11.2018 (1932-2018) / 32 50 52 58 59

Ricardo Juan Kudlek nació el 28 de septiembre de 1932 en Peiskretscham, Alemania, siendo sus padres Juan Kudlek y Anna Kosok. Ingresó a la Congregación del Verbo Divino en 1949 en Nysa, Polonia. Realizó el Noviciado en 1950 en Pieniezno, Polonia, sus primeros Votos en 1952 y los votos perpetuos en 1958. Su ordenación sacerdotal fue en 1959.

Permaneció en Polonia hasta el año 1961, donde recibió el destino misional para Argentina, en Apóstoles, Misiones. De 1962 a 1965 estuvo en el Seminario Menor de la Arquidiócesis de Corrientes, como Procurador y Profesor.

En 1965 comenzó su trabajo en el Colegio Roque González, Posadas-Misiones, como profesor y Procurador. Espiritual del Colegio San María de las Siervas del Espíritu Santo. Atención de la Capilla San Miguel y como teniente independiente de la Catedral de Posadas.

De 1965-2002, Procura Provincial, Posadas-Misiones, como colaborador y durante distintos períodos como Procurador.

De 1975 al 1977 fue designado Superior Regional de la entonces región de Argentina Este (ARE). Al mismo tiempo realizaba diversas pastorales.

En 2002, Parroquia Cristo Rey, El Soberbio, Misiones. En 2008, Parroquia Santa Catalina de Siena, Colonia Aurora, Misiones.

Desde 2008 su salud se fue deteriorando, teniendo que ser trasladado a la casa de Fátima. En el 2010 se restableció y pudo vivir una ancianidad apacible. Permaneció en Fátima hasta su muerte en 2018.

Falleció en la tarde del 16 de noviembre de 2018 en la terapia intensiva del sanatorio Buenos Aires de la ciudad de Posadas. La misa de cuerpo presente y posterior inhumación en el cementerio SVD, tuvo lugar el 17 de noviembre en el Centro de Espiritualidad Fátima.

El P. Ricardo fue un cohermano de una profunda sensibilidad apostólica y misionera. Su trabajo de oficina y de asuntos legales no lo alejaron nunca del servicio en las populosas y pujantes periferias y barrios carenciados de Posadas. Estuvo animando y acompañando de cerca el desarrollo de la comunidad parroquial y colegio de San Miguel, desde sus comienzos.

Como administrador del Colegio Roque González, era admirado y respetado por todos. Con equilibrio y parquedad solucionaba los problemas conflictivos. Ya en sus años de formación llamaba la atención por su estatura humana. Su sola presencia silenciosa infundía respeto. Sus misas con los niños, dejaba boquiabiertos a todos, con sencillez sabía dirigirles la palabra. Estuvo más de 30 años al servicio de la comunidad educativa del Colegio Roque González y fue sepultado coincidentemente en el día de San Roque González.

Etiquetas: .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.