Reencuentro verbita

Entre el 9 y 11 de enero del corriente, un grupo de ex-verbitas nos reunimos en Bialet Massé, Córdoba, para renovar y fortalecer nuestros vínculos de fraternidad. El encuentro surgió de visitas que durante el año fuimos haciéndonos después de mucho tiempo sin vernos, y se avivó el deseo de reencontrarnos.

Participamos del encuentro: Jesús Durán, Silvio Schaab, Juan Carlos Kamlofski, Gabriel Zbrun, Osvaldo Tejerina y Juan Carlos Stauber, junto a nuestras compañeras de vida, Mabel, Claudia y Marcela, y hasta del “Colito” (Kevin). Nos acompañaron generosa y cordialmente Miguel Armada, Oscar Melendres y Reinaldo Zbrun, quienes nos hicieron sentir como parte de la gran familia SVD.

Más allá de disfrutar la mesa del encuentro (en sentido generoso y sin escatimar, como en los “viejos” tiempos), la alegría, el entusiasmo y la amistad, se matizaron con momentos de reflexiones sobre nuestros trayectos de vida, nuestra forma de continuar el espíritu misionero de otras maneras, y nuestras actuales visiones teológicas, sociales, políticas, o laborales.

Faltó el “picadito” clásico, por obvios motivos de tiempo (¡el que se nos quedó en las articulaciones!). El momento de oración nos hizo vivir un profundo y emotivo sentido de gratitud por la herencia recibida de la Congregación, como perspectiva de vida que deseamos continuar. Evocamos nombres concretos de gente que marcaron nuestras vidas y nuestras compañeras partieron el pan como en las primeras comunidades, tras bendecirlo en el Espíritu que nos enseñara la Constitución 112. Por eso, nos propusimos abrir una página de Facebook que facilite buscarnos y conectarnos con compañeros que puedan y quieran retomar el vínculo (pueden buscarnos como Reencuentro SVD); y citarnos para los días 10 al 12 de enero del 2020, en Entre Ríos o Misiones (aún no lo definimos, pero escucharemos “ofertas”).

Desestimamos fundar la tercera orden verbita, pero sí fortalecer la mística de vida abierta al servicio de los demás (“Ay de mí si no evangelizo” 1 Cor 9,16), y la amistad que aún nos hace sostener la sana alegría de creer en el mismo Espíritu que un día nos llevó a formar parte del legado de Arnoldo Janssen.

Gracias a todos los compañeros que no pudieron venir, pero enviaron sus saludos; a Miguel, Reinaldo y Oscar, y también a José Luis Corral, quien nos animó a compartir la experiencia.

Juan Carlos Stauber

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.