Testigos de tu Reino

III Encuentro Nacional de Jóvenes Seguidores del Verbo


Desde el viernes 8 hasta el lunes 11 de octubre, se reunió la gran familia verbita argentina en la tranquila ciudad de Esperanza, Provincia de Santa Fe. El histórico colegio San José cobijó a cientos de jóvenes que vinieron acompañados por religiosos verbitas, y por numerosos laicos comprometidos con la misión del Verbo Divino, procedentes de todos los confines de Argentina: Jujuy, Santa Fe, Misiones, Córdoba, Buenos Aires, Chaco, Entre Ríos y Tucumán. Las delegaciones comenzaron a llegar, extenuadas por el largo viaje, desde el atardecer del día viernes. Fueron recibidas por el equipo coordinador y por los cohermanos de la comunidad de Esperanza. Luego de acreditarse a algunos jóvenes los vinieron a buscar familias de Esperanza para acogerlos en sus casas; los que se quedaron a alojar en el colegio compartieron una deliciosa cena.

El día sábado en la mañana comenzó el encuentro, y en el ambiente se sentía el nerviosismo y la expectación de los jóvenes. El lema del encuentro fue “Sos mi testigo” (Hch 1,8). La primera actividad, luego del desayuno y la oración, estuvo a cargo de la señora Norma Cáceres. Ella nos brindó la experiencia del bibliodrama, el cual, a través de la música y la Palabra, permite que por el lenguaje del cuerpo se vaya logrando una mejor integración. El tema central fue David y Goliat, y se invitó a los participantes a confiar en Dios para derrotar los miedos y frustraciones. Posteriormente se separaron los jóvenes y adultos de sus delegaciones de origen, y se formaron comunidades de vida, cuyos nombres fueron tomados de testigos bíblicos, vgr.: Marta y María, Sara, Juan el Bautista, etc.; cada comunidad fue acompañada por un coordinador. Después del rico almuerzo, preparado por numerosos voluntarios de Esperanza, y del necesario descanso, se dio inicio al segundo momento del día. Reunidos en el gimnasio del colegio se escuchó el testimonio de personas: un Religioso, un matrimonio, y laicas, que son testigos del Reino. Finalizado dicho momento, los participantes fueron regaloneados con una merienda que les daría fuerzas para salir a la misión por las calles de Esperanza. En el parque y la plaza de la ciudad se entregaron volantes a cuanta persona se encontraba por ahí, y en ellos se invitaba a la misa y recital del día domingo. Muy cansados regresaron al colegio donde luego de una suculenta cena finalizaron las actividades.

El domingo en la mañana, después del desayuno y la oración, todos se dirigieron al salón del colegio para ver, por medio de una película, el testimonio de Ester. Terminada la película se le entregó a cada participante una cartilla para realizar una reflexión bíblica personal. Por la tarde todos se reunieron en el gimnasio para hacer oración al estilo Taizé. Terminado dicho momento vino la merienda, y luego la eucaristía presidida por el P. Erasmo Winga SVD, de la provincia Argentina Este. Muchos vecinos de Esperanza participaron en la misa, que tuvo por peculiaridad una representación como homilía, la cual fue montada por jóvenes de la Parroquia San Pedro de la ciudad de Córdoba. Después de la cena se realizó en el gimnasio un concierto donde todos disfrutaron los temas del cantante Kiki Troia. Una vez finalizado comenzó la última actividad del día, “los cinco minutos de impactos”. Cada delegación de origen presentó, en cinco minutos, una canción, baile, o actuación.

El lunes en la mañana, la señora Norma Cáceres hizo bailar y moverse a todo el mundo al son de la música. La temática del segundo bibliodrama fue asumir las propias carencias y no permitir críticas destructivas que bajan la autoestima. A continuación, se celebró la eucaristía que estuvo presidida por el Provincial de ARS, P. Luis Liberti SVD, quién agradeció a los coordinadores del encuentro, y a todas las personas que desinteresadamente pusieron mucho cariño y dedicación para que todos vivieran unos días inolvidables. Después del almuerzo comenzaron las despedidas, los intercambios de teléfonos, mails, facebook, etc.; y las delegaciones se fueron marchando a sus lugares de origen como testigos del Reino.

Es posible que el encuentro de Esperanza 2010 marque un antes y un después en la pastoral de las dos provincias argentinas; quienes participamos en el encuentro sentimos haber presenciado la reunión de la gran familia verbita argentina. Religiosos misioneros, formandos, adultos y jóvenes verbitas procedentes de las dos provincias nos encontramos, y fue hermoso y enriquecedor. Naturalmente hubo detalles en la organización y algunos aspectos a mejorar en los próximos encuentros, pero el balance general es más que positivo. Se ha inaugurado un espacio de encuentro e integración que, sin duda, se irá enriqueciendo y perfeccionando año tras año. Un especial reconocimiento a quien promovió y condujo este nuevo espacio, el P. Cristian Andelique SVD; al equipo de coordinación: Mariano Montero, Federico Ríos, Juan Pablo Gómez, y Miguel Moura (todos profesos SVD); a los cohermanos de la comunidad de Esperanza, y a todos aquellos sin cuya colaboración el encuentro no hubiera sido lo que fue.

Carlos J. Ferrada Montero
Junior SVD

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios cerrados.