El sacerdote que le tiene fe a los jóvenes y a su potencial

En diálogo con PRIMERA EDICIÓN, reconoció su interés en formar para manejar el pensamiento crítico • Incentiva charlas sobre salud mental.

POSADAS. “Tienen inteligencia, potencial emocional y acceso al teléfono y a la computadora”. Esas son las bases que utiliza el sacerdote verbita Benjamín “Yiyo” Barrios para llegar a los jóvenes y mostrarles un mundo de oportunidades al que pueden llegar a través del pensamiento crítico.

El religioso nació en el viejo barrio Tiro Federal de Posadas, pero reside en Belo Horizonte (Brasil). Cada vez que visita la capital provincial, dicta seminarios y da charlas. Mañana compartirá media jornada con jóvenes en la parroquia de Fátima de la Bajada Vieja. Antes, en exclusiva con PRIMERA EDICIÓN, reconoció su interés por lograr que las personas utilicen su capacidad mental para crecer.

 

¿Cómo puede llegar a los jóvenes si muchos lo intentan y no lo logran?

Es simple: lo hago desde lo que ellos manejan. Yo trabajo en una universidad en Brasil y lo acompaño de dos colegios, sé lo que tienen y charlamos en forma amena. Hacemos chistes, nos reímos y debatimos temas. Los provoco, ellos piensan y cuestionan.

 

El tema de mañana es “Los jóvenes hoy”. ¿Qué les dirá?

Adapté la parábola de los talentos, cambié un poco las palabras. Les cuento que un hombre importante le entregó a cada uno -según su capacidad- un monto de dinero, un teléfono y una computadora. Se fue de viaje y al regresar uno le dijo que con el dinero hizo emprendimientos, usó el teléfono y la computadora para trabajar y duplicó el dinero. El segundo la misma cosa y el tercero dijo que usó el teléfono y la computadora, pero que el dinero no rindió para pagar los gastos. Ese último es el haragán, el perezoso. Tenemos que ver que todos tenemos capacidad para hacer cosas, pero ¿qué estamos haciendo con ellas? Los jóvenes tienen inteligencia, potencial emocional y tienen acceso al teléfono y a la computadora. ¿Para qué los están usando, para crecer como personas, para construir algo, o simplemente nos estamos distrayendo?

 

¿Y logra que ellos atiendan y traten de incorporar el concepto?

Sí, los chicos son muy inteligentes. Ahí surgen cuestionamientos, se quejan, piensan, analizan y luego sacamos conclusiones.

 

¿Cree que pueden construir un futuro próspero y de trabajo?

Por la formación que tengo, algo a lo que vengo dando vueltas desde hace tiempo es el tema de la mente. Hago la asociación entre la potencia de la fe y la potencia mental, donde para mí no hay contradicción: las dos cosas tienen que caminar juntas, pero generalmente en el campo religioso -y sobre todo en la visión conservadora de lo religioso- se cree que sólo la fe va a solucionar cosas.

 

¿Para eso son los talleres de salud mental?

Muchos esperan milagros y la idea es que la gente conozca cómo funciona la mente, cómo administrar la energía que genera el poder mental y emocional para lograr el equilibrio. Crecer es aprender a pensar.

Fuente: Diario Primera Edición, 29/07/2011

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.