Presentación del Informe de la Situación Social de Caritas / ODSA

Por Víctor Hirch SVD – Coordinador de la Región Buenos Aires de Caritas (*)

Las Caritas de la Región Buenos Aires, con el Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica Argentina, presentaron el Informe sobre la situación social del Área metropolitana Buenos Aires.

 

Introducción

En primer lugar quiero agradecer a todos y a todas que estén presentes en esta presentación del Informe de la Situación Social del Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA). Para Caritas es una ocasión privilegiada, debido a que a pesar de la larga trayectoria institucional de esta institución creada en 1956 por la Conferencia Episcopal Argentina, por un lado, y de la amplia trayectoria en el servicio social y solidario que realizan cientos de personas a través de Caritas, no habíamos avanzado en la elaboración de un informe sobre la situación social.

Caritas Argentina está organizada por Regiones eclesiásticas- siguiendo la organización propia de la Iglesia Católica en Argentina. Se trata de 8 regiones eclesiásticas: NOA, NEA, Litoral-E. Ríos, Centro, Cuyo, Patagonia-Comahue, Pampeana y Buenos Aires. El presente informe está referido -como ya se explicó- a la Región eclesiástica Buenos Aires, es decir- al Área metropolitana Buenos Aires-. A nivel eclesiástico, esta región está integrada por la Arquidiócesis de Buenos Aires y las Diócesis de Avellaneda-Lanús, Gregorio de Laferrere, Lomas de Zamora, Morón, Merlo-Moreno, Quilmes, San Martin, San Miguel, San Isidro, San Justo. Se trata de 11 jurisdicciones eclesiásticas, con sus respectivos Arzobispos y Obispos y sus planes pastorales orientados a la evangelización, con autonomía entre ellas y una cooperación solidaria, a la vez. Precisamente uno de estos ámbitos de cooperación, coordinación y animación conjuntas es el ámbito regional de Caritas. A través de reuniones regulares, se analiza la marcha de las acciones solidarias desarrolladas, se establecen criterios comunes y se avanza en una acción coordinada para las acciones comunes.

La idea y realización de este informe surge de este ámbito de Coordinación Regional de Caritas de la Región Buenos Aires. Allí se vio la necesidad de los directivos de Caritas, como de los respectivos Obispos Diocesanos – en primer lugar- de contar con un Informe que contribuyera a una visión más acabada de la realidad con la que se encuentra Caritas cotidianamente, tratando de avanzar hacia una visión que trascienda de la casuística, de la dimensión empírica de la pobreza, para dimensionar su real magnitud y proponer acciones superadoras.

Cáritas es la organización más reconocida de la iglesia para la acción de la pastoral social. Sin embargo no es la única: la organización de la pastoral eclesial involucra a varias pastorales y particularmente en la temática social trabajamos en forma conjunta con Pastoral Social, Pastoral migratoria, pastoral penitenciaria, pastoral de la salud, Justicia y Paz y otras expresiones similares como Acción Católica Argentina, movimientos y entidades eclesiales afines. Estamos seguros de que el informe a la vez, es una rica contribución al trabajo que desarrollamos juntos.

Desde su misma concepción este informe se estimó un valioso aporte para afianzar el rol de Caritas como una organización con una mirada positiva y esperanzadora de la realidad, decidida a contribuir con la construcción del país. Por ello se pensó en este espacio de presentación, para afianzar el dialogo tanto con quienes tienen la responsabilidad de administrar el Estado, como con quienes comparten con nosotros el espacio de la sociedad civil, junto a numerosas expresiones de Organizaciones no gubernamentales que enriquecen la sociedad con su contribución altruista y desinteresada. En este sentido -humildemente- el Informe quiere ser una herramienta más para orientar la política pública, para coordinar acciones conjuntas, para priorizar temáticas, para generar espacios de diálogo y construcción comunes.

Creemos firmemente en el rol protagónico de la sociedad civil organizada a través de diversas organizaciones representativas que deben innovar y desarrollar acciones superadoras de diversas temáticas sociales en orden a la pobreza, la vejez, la niñez en riesgo, la salud, la educación, etc. Las organizaciones debemos aportar a la administración del Estado este conocimiento, esta estructura, esta cercanía con la realidad social y superar la mera gestión de recursos estatales. La administración del Estado debe contribuir a un creciente reconocimiento, de esta capacidad instalada en la sociedad e incentivarla y contribuir a desarrollar plenamente su aporte social.

En el presente informe no existe especulación política. Precisamente se presenta después de las elecciones, aún contando con esta información previa, como aporte a las autoridades electas, de tal manera que cuenten con una herramienta más para guiar la política pública, como así también a otras instancias de organización de la sociedad para dimensionar nuestro común compromiso con la realidad del Área metropolitana.

Cuando en un Informe de esta magnitud hablamos de porcentajes, nunca olvidemos de que hablamos de personas y familias enteras a las cuales las cruzan problemáticas y dolores que nunca pueden estar ausentes de nuestro abordaje. Solo el 10% de la población del AMBA es equivalente a 1 millón 200 mil personas, mas que la población total de provincias enteras: como Misiones, Santiago del Estero, Salta o Corrientes. O mayor que la población de las cuatro provincias patagónicas juntas.

 

Consideraciones

Algunas consideraciones deben acompañar nuestro análisis del presente informe.

La cuestión demográfica. La primera observación acerca del Informe es un dato que no es mérito del mismo, sino del Censo Nacional de 2010 y de las estadísticas provistas por el INDEC: El Área Metropolitana Buenos Aires es la más poblada y la de mayor densidad poblacional. Concentra un tercio de la población argentina en un país de una extensión enorme. Uno de cada diez argentinos vive en el Área Metropolitana Buenos Aires. Esta realidad de desproporción absoluta, debe plantearnos un interrogante sobre nuestro modelo de desarrollo, crecimiento y oportunidades en un país federal. Sabemos que el crecimiento demográfico está asociado por el crecimiento vegetativo de la población principalmente y luego, por el fenómeno migratorio. Si bien estamos lejos aun, de las grandes “mega polis” como Tokio, Nueva Delhi, es cierto también que debemos prever el fenómeno en su magnitud e impacto.

Evidenciamos en muchos lugares del área metropolitana la presencia de miles de personas que proceden de provincias Argentinas y países limítrofes, o bien que sus padres y abuelos fueron los migrantes, y si bien, algunos lograron mejores condiciones socio-económicas que en sus lugares de origen, otros tantos no vivieron este progreso pero debieron permanecer a su pesar por falta de medios en el área metropolitana, peregrinando en villas y asentamientos precarios.

La cuestión demográfica es una dimensión estratégica de toda nación. Áreas despobladas y otras superpobladas, fronteras “desiertas”, pampas y estepas igualmente despobladas, grandes concentraciones urbanas superpobladas, indican un desequilibrio que debe abordarse como lo que es, no una manifestación natural, ni mucho menos la mas saludable, sino como parte de un fenómeno internacional, pero del que no solo podemos ser víctimas, sino protagonistas y actores activos.

¿Cómo administramos la ciudad, el área metropolitana, el acceso a los derechos ciudadanos, superando las visiones localistas que van en contra del sentido común, en una metrópolis en la cual los ciudadanos bregan por sus derechos más allá de las jurisdicciones distritales?

La cuestión socio-económica. La desigualdad. La segunda observación surge del mismo informe y dimensiona la población que reside en Villas y asentamientos precarios. El 10% de la población metropolitana vive en villas y asentamientos mientras que un tercio de la población es pobre o indigente. Por otro lado, la Región Metropolitana aporta el 40 % al PBI nacional. Finalmente no contamos con datos de cuál es el porcentaje de la población que reside en barrios cerrados y countries. Estos datos contrastantes que conviven en el Área Metropolitana son muy elocuentes y en ocasiones están únicamente separados por un muro perimetral y/o una calle.

La desigualdad y la falta de equidad en el acceso a los bienes y en las condiciones de vida son especialmente palpables en el Área Metropolitana, donde la gente que vive en la calle o de la recolección de residuos se traslada y convive con Centros comerciales y Shoppings de gran ostentación. Existen, en este sentido dos mundos y realidades que se manifiestan en los recursos como así también en el acceso a los derechos sociales, culturales, recreativos, educativos, de salud.

Caritas cuenta con la mayor cantidad de sus iniciativas ligadas a la respuesta a las situaciones de pobreza extrema e indigencia. 1000 centros de asistencia directa existen en la zona metropolitana, mientras que cerca de 500 centros comunitarios y casas del niño realizan su actividad. Como así también 400 hogares, para niños, ancianos, personas en situación de calle, para madres solas con hijos, para ancianos.

¿Cuál es el nivel de tolerancia a la desigualdad social que presenta el Área Metropolitana Buenos Aires? ¿Hasta qué punto se naturaliza la convivencia de la ostentación económica junto a la miseria social y económica?

La cuestión del acceso a la Tierra, vivienda y hábitat. 14 de los partidos del Gran Buenos Aires se encuentran totalmente urbanizados. La tendencia sobre los demás sigue la misma orientación.

En su carta apostólica Octogesima Adveniens, Pablo VI en 1971 advertía: “Son, en efecto, los más débiles las víctimas de las condiciones de vida humana, degradantes para las conciencias y dañosas para la institución familiar: la promiscuidad de las viviendas populares hace imposible un mínimo de intimidad; los matrimonios jóvenes, en la vana espera de una vivienda decente y a un precio asequible, se desmoralizan y hasta su misma unidad puede quedar comprometida; los jóvenes abandonan el hogar demasiado reducido y buscan en la calle compensaciones y compañías incontrolables. Es un deber grave de los responsables tratar de dominar y de orientar este proceso.”(Octogessima adveniens n° 11).

Los Obispos Argentinos en su documento “Una luz para reconstruir la nación” en 2005 señalaban: “Una segunda situación de pobreza, es el difícil acceso a la tierra, la cual es el primer don que Dios da al hombre para proveer a su sustento. En la Argentina, la gran extensión territorial, conjugada con una población relativamente escasa y altamente concentrada en el Gran Buenos Aires y en muchas capitales de Provincia, amenazan constituir una estructura permanente generadora de pobreza.” (Una luz para reconstruir la nación, CEA 2005.)

Los datos del Informe son suficientemente elocuentes sobre las dificultades respecto a la temática de la vivienda. El 10% de los hogares se encuentra en Villas u asentamientos. Uno de cada diez hogares es de tenencia irregular, el 50 % no accede a cloacas, el 30% no accede a la red de gas, el 25% no accede a agua corriente.

– MAGNITUD DE LA PROBLEMÁTICA. Actualmente se estima en 850 mil el déficit habitacional del Conurbano Bonaerense. A esto hay que agregar un progresivo incremento por falta de soluciones y el aumento de los nuevos hogares en el periodo intercensal de 500 mil viviendas. A este ritmo –en los próximos 10 años este déficit se consolidaría- con la necesidad de 1 millón 350 mil viviendas. En los Municipios existen millares de familias –que reúnen los requisitos solicitados- en lista de espera para recibir las viviendas que realiza el Estado, muchas otras que no reúnen los requisitos solicitados y tienen la misma necesidad. (se trata al equivalente

– SATURACION DEL TERRITORIO. SOLUCIONES HABITACIONALES COSTOSAS, DEFICIENTES Y DE ESCASO IMPACTO. La necesidad de un ABORDAJE INTEGRAL Y ABARCADOR. La adecuación de un MARCO LEGAL. MUCHA POBLACION POCA COPARTICIPACION. La propuesta de una BATERíA DE RESPUESTAS DESDE EL ESTADO. La necesaria PREVISION Y PLANIFICACION ESTATAL.

Caritas cuenta con un Área de vivienda que actualmente realiza acciones a partir de financiamiento estatal. Sin embargo existen numerosas iniciativas vinculadas a refacción, remodelación, ampliación de viviendas, proyectos de autoconstrucción de viviendas, y otros.

¿Son las respuestas actuales suficientes para abordar la problemática de la vivienda? ¿La inversión estatal no requiere de una mayor diversidad de propuestas? ¿Existe posibilidad de abordar el tema de la tierra y la vivienda con la participación de los actores y de la sociedad civil organizada?

La cuestión de la Democracia, la participación e incidencia. La Crisis de diciembre de 2001 enseñó a Caritas la necesaria participación en un marco de incidencia y de construcción ciudadana. Es necesario afianzar nuestro sistema democrático a través de una creciente formación ciudadana. La madurez de la sociedad, con un mayor nivel de acceso a la información publica, capacidad de discernimiento social sin dudas contribuirá a construir un país con mayor conciencia social. El proceso del diálogo argentino ha sido una valiosa contribución y es, sin dudas un camino de construcción social que debemos seguir ejercitando.

El protagonismo social, es un mecanismo que debe promoverse y potenciarse, solo a través de una mayor conciencia de las propias realidades, una lectura de la realidad social, dimensionamiento de los factores socio-económicos y culturales que atentan contra la población, aquellos factores que generan y perpetúan las condiciones de pobreza, se podrá construir desde las realidades mas desfavorecidas claves de lectura y de acción social, de acción conjunta, que contribuya a una mejor y mayor participación y que mejoren la administración de lo público. De esta manera el pobre no será solamente un actor pasivo objeto de planes y acciones sociales, sino protagonista y sujeto de transformaciones.

A través de Caritas se ha animado varias iniciativas vinculadas a esta dimensión a través de Escuelas de formación social, Foros de participación y ciudadanía, Seminarios y Encuentros.

¿De qué manera se promueve una mayor conciencia social y participación ciudadana? ¿Qué acciones deben realizarse y procesos animarse para generar estructuras que posibiliten un proceso de creciente participación de los pobres, superando mecanismos que los constituyan en beneficiarios pasivos de asignaciones o bien rehenes de falsas lealtades a cambio de beneficios?

En el diseño técnico del Informe, se pensó en dos grandes ejes 1) las Condiciones materiales de vida a nivel de los hogares y de su población, y 2) los recursos de integración humana y social de la población.

Cada uno de los ejes elegidos para aglutinar la información provista por el relevamiento ha sido pensado desde el marco de la Doctrina Social de la Iglesia y expresado en un apartado denominado “desde la perspectiva de Caritas”. Esta es la base doctrinal y el marco referencial de la acción de Caritas. Por otra parte Caritas es la “mano solidaria”, la “expresión de la caridad organizada” de la Iglesia y por ello, su esencia es expresar este “amor” en obras. Su trabajo principalmente está orientado a la acción y así lo testimonia a través de “acciones signo”, estos signos son compromisos concretos desarrollados por personas fuertemente identificadas con un ideal, con dedicación voluntaria, integrados a la acción pastoral de la Iglesia, enmarcadas en una visión más amplia que la mera asistencia, reconociendo la dimensión de sujeto y actor de las personas en situación de pobreza y -mayoritariamente- viviendo las mismas condiciones de las personas a las que ayudan, tal vez este sea el dato más relevante y menos reconocido.

Palabras finales

Tomo como palabras finales de mi intervención como un homenaje a su memoria, las palabras del Padre Obispo Jorge Novak -primer Obispo de Quilmes- fallecido el 09 de Julio de 2001 y de quien recientemente recordamos el 10° aniversario de su fallecimiento. En una carta pastoral sobre “nuestra opción preferencial por los pobres”, dirigida a sus feligreses de Quilmes en 1986, decía:

“Debemos conocer con exactitud la realidad que condiciona la situación de pobreza de muchísimas de nuestras familias. Hay una ignorancia que puede llegar a ser culpable y que suele derivar en indiferencia, en omisión, hasta en despiadados prejuicios contra el angustiado. A veces caemos en el peligro de una verdadera complicidad con el opresor (y aquí hablamos de personas, de instituciones y de estructuras de opresión). Y agrega…

Hablo de lucidez aludiendo también a un texto del Documento de Puebla (n|1146), que retoma un principio doctrinal del Concilio Vaticano II: “cumplir antes que nada las exigencias de la justicia, para no dar como ayuda de caridad lo que ya se debe por razón de justicia; suprimir las causas y no solo los efectos de los males; y organizar los auxilios de tal forma que quienes lo reciben se vayan liberando progresivamente de la dependencia externa y se vayan bastando por sí mismos”.

Más detalles

_________________________
(*) Victor Hirch SVD. Es Hermano religioso de la Congregación Misioneros del Verbo Divino. Realizó estudios filosóficos y teológicos en el CEFyT (Centro de Estudios Filosóficos y Teológicos) Córdoba. Es Licenciado en Trabajo Social por la Universidad de Lomas de Zamora. Es posgraduado en Administración y Gestión de Organizaciones sin fines de lucro – CEDES – Universidad Torcuato Di Tella y Universidad de San Andrés. Realizó estudios de Posgrado en Administración de Organizaciones sin fines de lucro y Creatividad y Planificación estratégica en la Universidad Complutense de Madrid.
Desde 2000 es Director de Caritas Quilmes; desde 2001 Coordinador de los Hogares Madre Teresa de Calcuta; desde 2003 Coordinador de la Región Buenos Aires de Caritas; desde 2006 Presidente de la Fundación Padre Obispo Jorge Novak.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.