¿Cómo seguir a Jesús en tiempos de conflicto?

Cuando no se sabe cómo volver a empezar

El libro que Miguel Armada pone en nuestras manos es un agraciado recurso para nuestras comunidades que quieren revitalizarse en su dimensión discipular-misionera.

Miguel de un modo atinado y cuestionador, nos ayuda a confrontarnos con la obra del evangelista Mateo desde nuestras actuales búsquedas, necesidades y percepciones. Así fusionamos el horizonte que dio origen a la narración mateana con nuestro contexto histórico. La lectura del Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo nos abre a una pluralidad de interpretaciones y sentidos que afectan nuestras prácticas cristianas. Miguel permanentemente nos desafía y acompaña en este movimiento de ida-vuelta para que el Evangelio empape nuestras vidas y para que actualicemos la memoria de Jesús.

Hoy, a nivel eclesial, constatamos mucha desazón, cuando no frustración y desgaste, que nos apresuran a reposicionarnos y a reconfigurar nuestro modo de ser-estar en y para el mundo. El libro que estamos presentando da cuenta de ello y, a la vez, nos recuerda que en medio de múltiples modelos eclesiológicos, de ayer y hoy, nadie puede monopolizar o patrimonializarse como amo exclusivo del proyecto de Jesús.

Encuentro muy meritorio que Miguel nos devuelva a la gran e insustituible referencia que es la persona y praxis de Jesús como la vivió, recopiló y narró una comunidad testigo de los primeros tiempos. Esta referencia nos ubica, centra e inspira en nuestros discernimientos y conversiones ineludibles para ser comunidad con significación e incidencia equivalente a aquella de Mateo, sin muchas maniobras ni piruetas sino en fidelidad al Espíritu del Resucitado.

En tiempos conflictivos, en situaciones fronterizas, en escenarios de transición, sentimos que todos ven problemas y nadie sabe muy bien qué hacer o por dónde empezar de nuevo. El libro tras ofrecernos una visión global de la obra de Mateo nos abre cuatro cauces (1) que transitaron las comunidades sujetos y destinatarias del Evangelio por donde podemos seguir descubriendo una reserva riquísima de originalidad para evaluarnos y recrearnos como Iglesia.

El lugar de vida modifica nuestra sensibilidad y percepción de la realidad. El Evangelio de Mateo, como persistentemente lo señala Miguel, nos deja claro que el lugar que ocupó Jesús y sus seguidores es el margen reservando, el centro, para el “Reino de los cielo”, el “Abba” y los “pequeños”, pero al lugar se le suma la disposición del corazón que son las “bienaventuranzas” encarnadas sin lirismos ni teorizaciones.

La cercanía crea relación y correspondencia, la distancia pude instaurar indiferencia y olvido, al conectar con la Buena Nueva y el contenido de reflexión que nos ofrece nuestro autor podremos verificar si asumimos y nos identificamos con las opciones de Jesús o no, cuál es nuestra proximidad a su propuesta y nuestra adhesión a su programa.

Si en nuestras comunidades profundizamos este camino de leer y releer juntos el Evangelio estaremos en condiciones de reelegir y religarnos en la persona de Jesús, encontraremos respuestas a nuestros planteos y emprenderemos caminos nuevos en la historia con la libertad, sabiduría y gratuidad de los primeros discípulos misioneros.

Miguel A. Armada ha compaginado relatos sedimentados en las Escrituras con esos otros relatos que circulan entre quienes intentan el seguimiento más de cerca de Jesús, ha conseguido conjugar la exégesis de los textos analizados con tópicos actuales de pastoral, ha articulado el mensaje evangélico con una espiritualidad y misión renovadas que generen más vida y compromiso transformador.

Quedamos invitados a dejarnos interpelar por la cristología-eclesiología reelaborada de Mateo desde esta singular perspectiva del biblista Armada para seguir aplicando los sentidos a nuestro contexto y reimaginando el seguimiento de Jesús en nuestra época.

Como el pan se parte con las manos pero antes se reparte en el corazón así la Palabra de Dios fecundará nuestra vida y misión si antes ha sido acogida en la escucha orante y en el discernimiento comunitario. Este libro es un excelente instrumento para ello y para crecer en una auténtica experiencia del Dios de Jesús que nos ama, llama y envía a “entrar en el Reino de los cielos” y a salir de nuestros estrechos reinos deshumanizadores…por ahí podemos volver a empezar.

José Luis Corral svd

____________
(1) Los cuatro rasgos característicos de las comunidades de Mateo analizados en libro son: Comunidades pobres en contexto de violencia y persecución, Comunidades alternativas que promueven la nueva justicia del Reino, Comunidades inclusivas, y Comunidades de pequeños y solidarias con los pequeños.

 Se puede adquirir en Editorial Guadalupe

 _

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.