Hermano Hugo Castro SVD, un misionero que pasó 20 años en África

Estuvo en Angola y Kenia, en misiones de la Congregación del Verbo Divino. Vivió allí en tiempos de guerra.

La necesidad de ayudar al otro y hacer un aporte para mejorar la vida de los más necesitados y desamparados, movilizaron a Hugo Ramón Castro a unirse a la congregación del Verbo Divino como hermano y a vivir durante 20 años en África. El año pasado decidió volver a Misiones para estar cerca de su madre, quien está enferma.

Oriundo de San Javier, Castro es ingeniero electromecánico. Tras recibirse en Oberá, tomó la decisión de ser parte de la congregación católica del Verbo Divino. “Ya estando en la congregación vi que mi vocación era la de hermano, ya que es la que más se adecuaba a mi aspecto profesional, porque podía misionar y también hacer mi trabajo”. Ser Hermano dentro de la congregación significa que “tomamos los mismos votos que los sacerdotes, somos consagrados, vivimos en la comunidad verbita, pero no oficiamos misas”, explica en una charla exclusiva en su nuevo lugar de residencia en Puerto Rico, donde desde que llegó se unió a la Fundación Padre José Marx y es el Representante legal de las Escuelas Indígenas Bilingües.

En 1990, Castro fue enviado a su destino de misión, Angola, África. “Una vez consagrado se señalan tres destinos en el mundo y desde Roma te designan uno. Yo había puesto India, Ghana y Angola y me designaron a esta última. Estuve allí en tiempos de guerra, trabajé en los proyectos de Educación y radio. Y ahí me surgió que la informática es muy importante dentro de la evangelización es una herramienta que no se puede dejar de lado, entonces me dediqué a hacer cursos de Microsoft y como en Kenia lo que es informática es libre de impuestos y hay cursos de Microsoft y buen nivel de formación en informática se hacen cursos oficiales y así lo hice, porque dentro del proyecto de comunicación teníamos una radio que transmitía en cadena. Pero una vez que estuvo todo instalado y estábamos trabajando, esto en Angola, el gobierno impuso una ley de prohibición de transmisión en cadena y todo nuestro proyecto se cayó”, cuenta. Es entonces donde se dieron cuenta que el pueblo de Angola quería alzar su voz y descubrieron que podían seguir haciendo radio, pero mediante Internet, es decir una radio Online. Así, Castro se especializó en Kenia y regresó a Angola para poner a funcionar la radio Online. “Teníamos muchos seguidores, porque éramos una radio imparcial, dábamos voz a todo el mundo, era crucial en Angola tener un espacio de libertad de comunicación, de libertad de opinión, que en general en Angola los medios están muy controlados por el gobierno”.

De una misión a otra

Después de 20 años, y con la decisión de pasar un tiempo con su familia, especialmente su madre, Castro regresó a Misiones. Se instaló en Puerto Rico, donde al poco tiempo de llegar, lo convocaron de la Fundación Padre José Marx para trabajar. “Nos pareció una bendición la llegada del hermano Hugo, después del fallecimiento del padre Marx y con la creación de la fundación, necesitábamos a alguien como él para ponerse al frente de las Escuelas Bilingües”, contó Silvestre Strieder, secretario de la Fundación.

Con una labor en sus manos, Castro comenzó a trabajar con las Escuelas Bilingües Indígenas donde la lucha por los derechos indígenas, sobre todo la educación, es todo un desafío. “Estamos pensando en una formación profesional para ellos en lo que es apicultura, ya hubo algunos cursos y queremos que haya un curso de formación profesional en Yacutinga. Lo que veo es que los aborígenes tienen una opción más clara por la educación, ellos quieren recibir una formación, es un dato nuevo, hay que trabajarlo todavía en algunas comunidades, pero por lo general en las comunidades que visitamos que no tienen escuelas los caciques piden a gritos y en Misiones hay muchas comunidades sin educación”, cuenta. La fundación tiene seis escuelas bilingües en las comunidades indígenas y una escuela secundaria de alternancia de residencia. “Estoy estudiando mbya guaraní, porque se llega mucho más hablando en su idioma”.

Fuente: Diario Primera Edición, 28/08/2011

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.