La interculturalidad en la vida y misión compartida

Taller de Renovación de la Vida Religiosa. Paradigma Intercultural en la Vida Religiosa Sudamericana.

Del 16 al 20 de julio, en la Casa de retiro de las Hnas de la Misericordia de Villa Allende (Córdoba), se realizó este taller de formación permanente, organizado por el “Centro de Estudios Filosóficos y Teológicos” (CEFyT) de los Misioneros Claretianos. Participaron 32 Religiosos/as de votos perpetuos, de 11 Congregaciones, 10 países y de diversas edades (de ellos, 8 eran Verbitas).

Acompañó el taller Diego Irarrázabal, sacerdote chileno de la Congregación de Santa Cruz, profesor de Teología y Pastoral del Instituto Superior Alfonsiniano de Chile, y asesor de cursos con esta temática en varios países de nuestro continente.

Nos propusimos como objetivos del taller:

  • Resituar nuestra experiencia de Dios desde lo intercultural, interreligioso e intergeneracional.
  • Discernir como vida Religiosa las riquezas y desafíos interculturales de nuestra vida y misión cotidiana.
  • Nutrir nuestra espiritualidad en el discipulado de Jesús, en apertura a lo intercultural e interreligioso, a la luz del Evangelio, de los Carismas de nuestros fundadores y de la voz del Espíritu en nuestro contexto Latinoamericano.

La presentación de cada participante fue ayudándonos a crear un clima de conocimiento y confianza. En un primer momento compartimos en pequeños grupos las raíces culturales de nuestras familias (infancia, adolescencia, juventud), las raíces culturales de nuestra Congregación (rasgos más acentuados), y los Desafíos culturales que encontramos hoy en nuestra realidad: En nuestra época ¿qué rasgo cultural es más desafiante para mí?

La liturgia de cada día, oración de la mañana y Eucaristía, motivada desde la diversidad con textos bíblicos vinculados a la temática, fue ayudándonos a vivir de forma integrada los distintos aspectos tratados.

Desde la Dinámica de taller (preguntas motivadoras, iluminación, diálogo, reflexión en pequeños grupos y plenarios ágiles), fuimos compartiendo de manera experiencial los siguientes temas:

Lunes 16: Crisis civilizacional y vida religiosa latinoamericana.
Conflictos interculturales. ¿Qué dimensiones están en crisis y cómo nos afectan en la Vida Religiosa?

Martes 17: Líneas benignas y malignas de las culturas.
Las culturas urbanas y mestizas: ¿Qué es lo bueno y qué es lo malo? (los límites de los esquemas dualistas). Saber leer e interpretar en las culturas los signos de los tiempos y descubrir las trampas, dificultades y oportunidades. Rasgos más desafiantes para la Vida Religiosa hoy.
Interculturalidad y vida religiosa: Aculturación, inculturación, lo intercultural, lo monocultural, lo pluricultural, el etnocentrismo, lo pos-moderno. Discernir los rasgos posmodernos que están modificando la Vida Religiosa hoy.

Miércoles 18: Dimensiones de la identidad. La vida religiosa con dimensión cósmica, encarnada y pentecostal. La Vida religiosa entre culturas, los diversos modelos de Iglesia y ministerios y carismas del Pueblo de Dios.
Luces y sombras en los procesos sociales de Argentina. Lo místico y lo profético. ¿Qué hacemos como Vida Religiosa frente a esta coyuntura histórica? Como Iglesia y vida religiosa: ¿somos pequeños profetas?

Jueves 19: Lo intercultural y lo interreligioso en Sudamérica.
Pequeñas tradiciones religiosas. Diversidad de experiencias de lo sagrado en los centros urbanos y en espacios rurales. Recursos en la Biblia y en el Magisterio. El estilo de Jesús en relación a lo cultural y nuestro estilo. El sustrato cultural en la Palabra de Dios: Mt 15,21-28 y Mc 7,24-30. Jesús ícono de la interculturalidad.
No faltó el espíritu festivo que tanto nos ayuda en la Vida Religiosa. El jueves por la noche después de cenar, tuvimos una picadita acompañada con algo para brindar, junto a unas representaciones improvisadas y cuentos de aquellos que tienen el don de hacer reír a los demás, creando un lindo ambiente distendido y fraterno.

Viernes 20: Ritos populares y Vida consagrada Latinoamericana.
Las espiritualidades del pueblo. El catolicismo mariano. Ritos de santos no oficiales. Nuestra Vida Religiosa. ¿Cómo está afectada por la religiosidad y distintas manifestaciones de fe de nuestro Pueblo? ¿Qué nos dice el Espíritu hoy a través de la Religiosidad del pueblo?

Al término del taller, Diego nos invitó a tener un diálogo pausado para expresar en palabras, frases o imágenes, lo que llevábamos en nuestros corazones al finalizar el Taller. Estas son alguna de ellas: Mirada nueva, fe compartida, soy parte del pueblo, es posible el cambio, Evo y Cristina, fraternidad, mundo: medio divino, resistencias ante tantas estructuras, apertura a nuevos interrogantes, Dios en lo pequeño, respeto a la cultura del otro, lo intercultural como riqueza, Dios es más grande que nuestra Iglesia. Como signos se expresaron: unas huellas y un espiral abierto al infinito… Desde lo intercultural nos aproximamos con otra mirada al misterio de Dios, de los procesos históricos y del modo de ser Vida religiosa en nuestro contexto socio-eclesial.

¿Cómo vivimos este taller desde la mente y el corazón?

Estos temas e interrogantes a veces nos pusieron un poco en crisis por ser nuevos y por no saber cómo abordarlos en lo cotidiano. Al mismo tiempo, abrieron nuestras mentes y corazones para ubicarnos en un lugar más modesto, como un llamado a despojarnos de certezas y lugares de privilegio (la kénosis de Jesús, Flp 2,1-11). Lo místico y profético pasa por aquí, por lo pequeño. El Jesús en quien creemos es un Dios pobre y humilde, frágil, presente en la humanidad desde los últimos. Y nuestra pastoral-presencia, en fidelidad creativa, para que sea trasformadora de la sociedad no puede pasar por otro lado.

Parte de la tarde del viernes tuvimos un Retiro-desierto-evaluación: Resonancias y perspectivas del Taller.

Miguel Armada svd, nos invitó a leer la Palabra de 1 Jn 1,1-4 (lo que hemos visto, oído, palpado durante el taller), y Jn 21,15-19 (para cada etapa del discipulado y cada contexto hay diferentes palabras e interpelaciones de Jesús). Desde ahí hicimos la evaluación y las resonancias del Taller: Acción de gracias por el ambiente, por lo compartido, por el respeto en la diversidad y el pluralismo, por abrírsenos nuevos horizontes, por la fraternidad inter-congregacional. Experimentamos la necesidad de seguir ahondando el tema: los silencios y ruidos se fueron convirtiendo en compromisos con Dios y con el pueblo, en alegría y confianza en los grupos.

Agradecemos al CEFyT este espacio que proporcionó a la Vida Religiosa para su Formación permanente, necesaria para seguir respondiendo con fidelidad creativa al Dios de la Historia. Nuestro deseo es seguir apostando por otros encuentros similares.

Hna. Dolores Castañeda
Congregación Hijas de Jesús

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.