Guillermo Brabander SVD

+ 16 de Octubre 2006 (1937-2005) | 31 50 52 56 57

Crónica:

  • 29-04-1931, nació en Wateringen (Z-H), Holanda,
  • 08-09-1950, ingresó al noviciado SVD en Veghel-Uden, Holanda,
  • 08-09-1952, hizo sus primeros votos en la Congregación Helvoirt, Holanda,
  • 08-09-1956, emitió su profesión perpetua Teteringen,
  • 03-02-1957, fue ordenado sacerdote Teteringen, Holanda;
  • 1957 1959, ejerció como profesor y subprefecto en Soesterberg, Holanda;
  • 18-11-1959, llegó a la Argentina, actuando en la pastoral parroquial sucesivamente en Esperanza, San Jerónimo Norte, San Cristóbal, Villa Seguí, nuevamente en San Cristóbal y Esperanza.
  • 1987-1992, fue Superior Provincial de Argentina Norte;
  • 1993-1997, fue párroco de San Lucas, Jujuy;
  • 1997-2001, ejerció la Animación Misionera en el NOA (NorOesteArgentino), luego fue en Buenos Aires Secretario de la Pontificia Unión Misionera.

Después de una incurable enfermedad, conscientemente sufrida y cristianamente aceptada, el P. Guillermo Juan Brabander falleció el lunes 16/10/06 a las 11:15 a.m. a los 75 años de edad, en el Hogar San Javier de Rafael Calzada, Argentina.

El avance de la enfermedad y, después de una última intervención quirúrgica, quedó internado desde el 01-09-2006 al cuidado profesional en el Hogar San Javier de Rafael Calzada, donde se produjo su deceso el lunes 16/10/06 a las 11:15 a.m.

Sus restos fueron trasladados por la comunidad parroquial de Esperanza, Prov. Santa Fe, donde inició su actividad pastoral en la Argentina y estuvo más tiempo activo. Fue sepultado en el cementerio privado de los Misioneros del Verbo Divino en la ciudad de Esperanza.

El Señor lo asoció a sus padecimientos salvadores, lo hará partícipe también de la resurrección a la gloria definitiva junto al Padre. ¡Que goce de paz y de vida eterna!

________________________________________________________

William Johannes Brabander, el mayor de doce hermanos, nació el 29 de abril de 19 31 en Holanda. Llegó a Argentina en 1959, teniendo como primer destino nuestra ciudad en el año 1960. Posteriormente cumplió actividades pastorales en diferentes localidades, entre ellas San Jerónimo Norte, San Cristóbal, Esperanza, Jujuy y Buenos Aires. Desde hace un tiempo debido a su enfermedad, se encontraba en la localidad de Rafael Calzada, provincia de Buenos Aires, donde dejó de existir.

Una rica vida misionera pudo cultivar entre nosotros. Quien lo conocía sabía que Guillermo era una persona con muchísima energía interior y muchos deseos de hacer realidad el mandato misionero del Maestro: “Vayan y anuncien…”

Los que tuvimos la gracia de compartir junto a él nuestra juventud, decimos que para nuestra comunidad, fue un adelantado a los tiempos, de una amplia cultura, capaz de abordar numerosos temas y clarificar las cosas didácticamente.

Recordarlo con su porte dinámico yendo de aquí para allá, solidario con el pobre y el enfermo, defensor de la justicia, dialogaba a menudo con los políticos, compartiendo junto a las familias su vida y su misión, mostrándonos a un Cristo exigente pero también generoso y compasivo.

Recordar sus misas con sus profundas homilías, sus confesiones donde otorgaba a cada fiel una penitencia reflexiva, su labor para lograr de la “Natividad” una Nueva Imagen de Parroquia, la organización de la ciudad en Comunidades Eclesiales de Base, el impulso de la Catequesis Familiar, su labor como Provincial y su celo misionero concretado en la tarea encomendada por Obras Misionales Pontificias, entre otras. Amante de la buena música y excelente cantante y compositor, dio a la liturgia de nuestra juventud un gran empuje, más renovado y activo, capaz de contagiar la “participación conciente y activa” de los fieles en las celebraciones.

Tantos proyectos concretados en nuestra ciudad. Recuerdo el de la campaña “Cada niño tres ladrillos…” No pasó mucho tiempo en que el Barrio Sur tuviera un comedor infantil, gracias a su campaña donde había compuesto hasta una canción que todavía hoy me parece escucharla y verlo trabajar, en su oficina, componiendo la melodía. Todas las empresas apoyaron de alguna manera este emprendimiento del “cura holandés”, como muchos le decían. Nadie podía decir que no a sus pedidos.

Su incansable tarea como asesor espiritual de muchos jóvenes dio muchos frutos desde Esperanza a la Iglesia: P. Omar Roland, P. Dante Debiaggi, P. Javier González Grenón, P. Pipo Blancoud, P. Diego Ferrer, P. Ariel Beruto, P. Gastón Bertero y Diego, su hermano, a punto de abrazar el sacramento del Orden Sagrado.

El 17 de octubre, en horas de la tarde, Esperanza dijo adiós al P. Guillermo Brabander, quien luego de una larga dolencia, cerró sus ojos para partir junto a la Casa del Padre. En la Parroquia “San José”, tuvo lugar el acto religioso, donde se congregaron varios de sus cohermanos, así también como sacerdotes del clero diocesano, hermanas religiosas de la Congregación de las Siervas del Espíritu Santo, fieles, amigos y autoridades de la ciudad, entre otros. La celebración fue presidida por el P. Enrique Oggier, svd, superior de la Provincia Sur del Verbo Divino, quien durante la homilía manifestó el dolor de esta pérdida irremediable para la comunidad verbita, de una personalidad llena de vida y apasionada por las cosas, entregado totalmente a predicar el evangelio y ser hermano de sus hermanos en la fe, en todas las misiones donde estuvo.

La primavera ha recibido su cuerpo en nuestras tierras. Sus recuerdos hacen trascender a quien regresó dormido, cuya palabra y accionar continuarán vivos en nuestra comunidad, pues Guillermo vive entre nosotros.

Sra. Alejandra Simón

Fuente: “Entre Hermanos”, Noviembre – Diciembre 2006.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.