Eugenio Tunkel SVD

+ 12 de Junio 2001 (1915-2001) | 15 35 37 40 41

En la mañana del 12 de junio, festividad de nuestros beatos mártires verbitas, en un nosocomio de la ciudad de Bahía Blanca, después de una prolongada agonía, entregó su alma al Señor, a la edad de 85 años, el P. Eugenio Tunkel, víctima de una neumonía. Murió como era su deseo: al pie del cañón, en plena actividad como Vicario Parroquial de Espartillar, en la provincia de Buenos Aires. Tan sólo se resignó a dejar su puesto el domingo 27 de mayo, cuando hubo de ser internado en el hospital de Pigüé, de donde posteriormente fue trasladado a Bahía Blanca, por requerirlo la gavedad de su estado.

Un buen número de jóvenes verbitas de nuestra Provincia del Sur, en la que desempeñó toda su actividad misionera, seguramente no lo conocían en forma personal, porque en más de treinta años, el P. Eugenio no puso el pie al norte del paralelo 37, salvo las veces que por razones de su cargo de Consejero Provincial asistió a las reuniones del Consejo entre 1971 y 1976.

Eugenio Tunkel nació en Pornóapáti, Hungría, el 1 de noviembre de 1915. Trece años después, ingresó a la Congregación, en la que emitió sus primeros votos en 1937 y los perpetuos en 1940. Al año siguiente, en plena guerra mundial, fue ordenado sacerdote. Permaneció en el seminario verbita Nazareth, en Budatétény, donde se desempeñó como ecónomo de la casa hasta que, concluido el conflicto bélico y un poco normalizada la situación en Europa, fue destinado como misionero a la Argentina.

Llegó al país en 1949. Era de los primeros hermanos europeos que llegaban después de firmada la paz. Los jóvenes estudiantes de aquellos días lo mirábamos con curiosidad, como a un objeto extraño procedente de un mundo entonces aún lejanísimo, y que había logrado escapar del infierno de la guerra. El P. Eugenio fue asignado a la comunidad del Colegio Apostólico San Javier de Rafael Calzada, donde al año siguiente ya figura como ecónomo local, gracias probablemente a sus antecedentes en Hungría. A esta función se añadirá, a partir de 1958, la de Prefecto de candidatos a Hermanos Misioneros.

En esos cargos, su estadía en Calzada se prolongará hasta 1962, año en que asume la dirección del preseminario Bto. José Freinademetz, en Pueblo San José. Tres años después fue trasladado a la colonia San Miguel Arcángel, cerca del límite con La Pampa, en calidad de Vicario Parroquial y Superior del Distrito del mismo nombre. En esta última función completó dos períodos, vale decir, seis años. En cambio, permaneció dieciocho, como Vicario Parroquial de aquella colonia, hasta que, en 1984, fue trasladado en igual calidad a la población de Espartillar, donde sirvió a la feligresía con ejemplar dedicación y el entusiasmo de un joven, hasta que el Señor lo llamó junto a sí, para darle el descanso y el premio por tan prolongada labor apostólica. Desde Espartillar atendía también las localidades de Cascada y Pasman.

Sus restos fueron velados en la iglesia de Espartillar, donde fueron objeto de una cálida y sentida despedida por parte de los fieles, y luego fueron inhumados en el cementerio de Pueblo San José, junto a varios otros cohermanos verbitas que allí descansan.

Valerico J. Imsant svd

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.