Desde Angola

Los días aquí pasan volando. Todavía no puedo creer que ya estamos en abril. Trabajo y problemas no faltan en la misión, pero gracias a Dios siempre tenemos a los cohermanos cerca para que la vida no nos caiga encima con todo su peso. También en el mismo predio de la misión, pero en casa separadas, viven las hermanas de San José de Cluny. Con ellas también compartimos la vida y la misión.

De los contratiempos que puedo compartir, por ejemplo: el generador que abastece de energía a la misión y a la escuela misionera se averió. En un día de tormenta cayó un rayo cerca y quemó la placa y tal vez el relé también. El precio de esos elementos nuevos corresponden a 1.350 dólares, dinero que no tenemos. Se está viendo si nuestro administrador municipal nos ayuda con algo, pero ya estamos un mes con este asunto y no pasa nada. También algunas veces nos quedamos sin nuestro generador pequeño y por tanto, a la luz de las velas. Otro tema es el viejo Lander Rover que servía como vehículo de apoyo para la misión… ahora ya descansa en paz.

Por otro lado, comencé un proyecto laboral con el apoyo del P. Marcelino, que es nuestro párroco y superior de la misión. La misma contaba con una pequeña fotocopiadora para uso interno. Ahora sacamos fotocopias como para tener una entrada más. También foto-color 10×15 cm y foto carnet (gracias a Dios que traje mi computadora) plastificados, digitalización de documentos y proyectos en general (inclusive para la administración municipal). ¡Todo sirve para la misión!

Los fines de semana acompaño a un movimiento juvenil llamado “Amizade e Simpatia”, que dentro de poco tendremos nuestro encuentro nacional en una provincia cercana llamado Uige. Si Dios quiere, ahí estaremos. Este movimiento nació de la mano de un Obispo portugués y tiene carisma misionero. La solidaridad es nuestra misión y Cristo es nuestro centro. Se organizan visita a enfermos por sectores, cosa de abarcar todo el municipio, y se realizan contribuciones para algunas familias más carentes y necesitadas (muchas veces por fallecimientos).

En fin, no quiero ser extenso. Sólo quería contar algunas de las tantas experiencias que surgen en la misión. El desafío es grande, pero Dios no nos abandona.

Un fuerte y caluroso abrazo. Unidos al Verbo y a Su Misión.

Juan Pablo Gómez
OTP – Angola

Etiquetado , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Una Respuesta a Desde Angola

  1. Mariano Correa Pirán dice:

    Señores, quiero ir de misión! quiero ir al África de misión! quiero misionar, he hecho muchos campamentos y actividades con niños, convivencias de trabajo, visitas, catequesis, JMJ… pero no he ido de misión… En enero de 2014 me estoy yendo a brasil a no se donde… a misionar… por que no he encontrado un grupo que me proponga ir de misión… no se! Leí lo de Angola, no se cómo me llegó… y bueno, les dejo mi inquietud! Feliz Nochebuena!

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.