Ser parte de sus vidas

Desde Australia, compartimos la experiencia de nuestro cohermano argentino Arturo Barrios.

Arturo Barrios (centro)

Arturo Barrios (centro)

Caminando con personas marginadas es el eje central de los Misioneros del Verbo Divino, y jóvenes estudiantes SVD están dedicando años de su formación en Australia, para hacerlo como parte del Programa de Formación Transcultrual (OTP).

Arturo Manuel Barrios de Argentina, ha arribado a la Provincia de Australia para participar de la vida pastoral, y hasta el día de hoy su experiencia le ha ayudado a convertirse en un mejor misionero.

Arturo se unió a la SVD en 2007 y ha completado seis años de estudio y formación. Él dice que ha solicitado venir a la Provincia de Australia como un estudiante OTP por sus variados ministerios. “Estaba interesado en la Provincia de Australia porque vi que era una gran provincia, muy multicultural y con muchos ministerios diferentes”.

Arturo se quedará un año en Sydney, trabajando con la Comunidad de Cana, y otro año en Australia Central, trabajando con las comunidades indígenas.

Habiendo arribado al comienzo de este año, él dice que está disfrutando de su trabajo con la Comunidad de Cana, una organización en el cual los voluntarios viven y apoyan a quienes tienen enfermedades mentales o físicas de riesgo y/o ningún lugar a donde ir. “Hago todo tipo de trabajo voluntario aquí. Por el momento, estoy pintando y arreglando la casa, limpiando y preparando cuartos para huéspedes, y todos los Jueves voy a la granja de Cana para trabajar en el jardín y preparar la tierra para las plantaciones. Ayudo a preparar la comida, y también me uno con los invitados a la hora de la comida y para la celebración de la misa y permanezco durante la noche muchos días en la semana”.

Arturo, quien está en la formación para ser un Hermano SVD, dice que lo que más valora de su experiencia, es la interacción y amistad con los invitados en Cana. “Los momentos más importantes para mí, son los de compartir los momentos comunitarios y quedarme con ellos, ser parte de sus vidas, celebrando sus cumpleaños y demás. También es asombroso tener misas con ellos, les gusta rezar. Y aunque muchos de ellos tienen problemas con su salud mental, o con drogas y/o alcohol, puedo ver que son humanos, como yo, y que puedo aprender mucho de ellos. Puedo aprender cosas como cuidar a los otros, rezar con otros, y compartir lo poco que tenemos con otros”.

(Extracto de SVD Australia: www.divineword.org.au)

Etiquetado , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.