Parroquia Santa Teresita – Plaza Huincul

La iglesia es una réplica de la iglesia europea y una promesa cumplida y realizada por sus fieles

La iglesia es una réplica de la iglesia europea y una promesa cumplida y realizada por sus fieles

La Iglesia de Santa Teresita de Plaza Huincul (Neuquén), fu bendecida el 25 de mayo de 1935 por el P. Francisco Picabea sdb, Inspector de la Patagonia Septentrional, con la asistencia del Presidente del Directorio de YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales) Ing. Ricardo Silveyra e hijas, del Director A. Rosas, del Gerente Ing. Cánepa y Sra., del Administrador de Plaza Huincul, Ing. Rupallini, de la Comisión Pro-Templo que preside la Sra. Blanca M. de Cáceres Berlodano, del Vicario Foráneo del Territorio de Neuquén, Presbítero M. Savani y demás Jefes y Autoridades locales.

El Ing. Luis Rapallini, Administrador de YPF. vino a vivir con sus hermanas. Ellas fueron las primeras catequistas y la casa del administrador fue la primera sala de catequesis. En 1935 se bendijo la Iglesia de Santa Teresita del Niño Jesús junto a las autoridades del momento.

La iglesia construida en honor a Santa Teresita, es una réplica de la iglesia europea y una promesa realizada por sus fieles. La milagrosa Santa nunca desoyó los profundos y sinceros ruegos. Por ello, se la nombró “Patrona del petróleo de Plaza Huincul” y el 3 de diciembre de 1933, se colocó la piedra fundamental del templo (ubicada al lado izquierdo de la puerta del baptisterio).

El libro del Padre Ernesto Zsanto del año 1979, llamado:”Ellos implantaron la Iglesia”, nos da a conocer los sacerdotes que iniciaron el camino de la parroquia Santa Teresita, a saber: “El Padre José María Brentana, activísimo, incansable y pobrísimo, atendió casi diez años la Capilla y comunidad cristiana de Neuquén. Desde enero de 1923 hasta 1931. Y desde esa base misionera extendió su acción apostólica a la naciente zona petrolera de Plaza Huincul. En 1934 se hace cargo de la Vicaría Foránea del Neuquén el Padre Pedro Savani, a quién acompaña el Padre Santiago Valente, de largo y fecundo trabajo parroquial en Patagones. El Padre Savani deja en la Iglesia de Neuquén al Padre Valente y se instala en la Capellanía de Plaza Huincul, donde alrededor de los pozos petroleros asomaba un nuevo asentamiento. En 1937, llega el Vicario Foráneo. Pbro. Dr. Pedro Giacomini nativo del Neuquén, viene con el Padre Juan Marchinsky. Este, como se lee en crónica de la Casa y Parroquia de Neuquén, se dedica sobre todo para atender la Capilla de Plaza Huincul. También ese año se atendió al vecino pueblo de Cutral Co”.

 

Etiquetas: , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.