Demetrio Terlecki SVD

Demetrio Terlecki SVD (1907-1993)

Demetrio Terlecki SVD (1907-1993)

Una vida hecha bendiciones

El P. Demetrio Terlecki nació en 1907 en Azara, provincia de Misiones, localidad de inmigrantes, con mucha historia a cuestas. En el año 1905 llegaron sus padres a estas tierras de esperanzas, desde la remota Polonia. De los nueve hermanos, el mayor nació en Europa. Demetrio fue el tercero. Cuántas limitaciones y esfuerzos en esas chacras.

Su papá era muy aficionado a la lectura. El sacerdote Bayerlein Marianski les facilitaba material, hasta había llegado a formar en el Club Parroquial, una biblioteca para las familias. El testimonio de este sacerdote y la lectura, entusiasmaron al niño Demetrio por la obra misional de la Iglesia. Un día le confío a su madre la inquietud que sacudía su generoso corazón adolescente. Hablando con sus papás, estos le dijeron: “Si quieres ser misionero, puedes ir”. El P. Marianski reunió a unos diez muchachos que tenían esas inquietudes y los trasladó por unos días hasta el Colegio San Miguel (hoy Roque González), en Posadas, para prepararlos al ingreso al seminario.

En febrero de 1924 algunos rumbearon hacia Rafael Calzada, centro de los Misioneros del Verbo Divino, y otros a la Abadía Niño Dios, en Victoria, Entre Ríos. En 1930 comenzó el noviciado; eran catorce jóvenes, ocho de los cuales llegaron a la meta. Fue ordenado sacerdote en diciembre de 1936. “Pedí realizar mi trabajo misionero en algún país de América Latina, ya que me costaba el aprendizaje de idiomas. Fui destinado a San Miguel de Gascón, provincia de Buenos Aires, para ayudar allí durante seis años en un seminario menor. Uno de mis alumnos fue Jorge Novak, hoy obispo”, comentaba recordando aquellos tiempos.

En 1934 lo envían al entonces seminario San José, ubicado en Azara. “En 1945 me encomendaron la dirección del Colegio Roque González. Como los que terminaban la primaria no sabían dónde seguir estudiando, organizamos la secundaria que comenzó a funcionar en 1949”, nos confió en un reportaje, con ocasión de cumplir 50 años de sacerdocio.

En 1950 aparece nuevamente en Azara, como párroco y director del seminario, junto con el padre Tomala. Luego fue trasladado a Rafael Calzada, orientando durante cinco años la formación de futuros hermanos misioneros. “De aquí, más al sur, donde en Coronel Suárez comienzo con el seminario menor José Freinademetz, allí estuve seis años”.

Y nuevamente a la Mesopotamia, tres años en el seminario de Corrientes, a la vez que ayudaba en la pastoral de las capillas vecinas.

En marzo de 1966 fue destinado a la parroquia de Santa Catalina, Posadas, siendo el primer sacerdote estable, en ese barrio que se abría a la vida y al progreso, recorriéndolo a pie casa por casa.

Y el Señor lo quería una vez más en su pueblo natal, Azara, donde llega en julio de 1970. Se dedicó a la pastoral rural, animando siempre para que no se apagara el espíritu religioso de una colonia identificada por la confianza y fe en Dios. “Gente humilde, pero rica en vida espiritual”, como decía el P. Marianski.

El último puesto activo lo cumplió en el Sanatorio Baliña (Posadas), fue su capellán durante ocho años.

Al cumplir sus Bodas de Oro como sacerdote, nos decía: “Doy gracias a Dios por todo lo que pude hacer en su nombre durante tantos años y en tan diversos lugares”. En el mes de enero de 1990, debilitado, con dificultades para caminar, solicitó retirarse a Fátima, cerca del Santuario Mariano, lugar de paz.

El 13 de mayo de 1993, día de la Virgen de Fátima, Dios lo llamó para darle el premio a su consagración y dedicación total como sacerdote y misionero.

“Porque has sido fiel, ven a participar de la alegría de tu Señor”.

(Fuente: “100 Años de la Segunda Evangelización en la Tierra Colorada”, Lorenzo Bovier SVD)

Etiquetas: .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.