Matías Martínez SVD

+ 22.08.2015 (1942-2015) / 42-60-62-67-68

Matías Martínez, hijo de Joaquín Martínez y Vitalina Fernández, nació en Palacios de la Valduerna, León, España, el 24 de abril de 1942. A los 11 años de edad (1953) se traslada a Coreses para realizar sus estudios secundarios y el 08 de septiembre de 1960 ingresa al Noviciado de los Misioneros del Verbo Divino en Estella. El 08 de septiembre de 1962 profesa sus primeros votos religiosos.

Sigue su formación inicial como religioso-misionero en Dueñas y en Pamplona-Cizur. El 08 de septiembre de 1967 emite sus votos perpetuos en Pamplona. Su ordenación presbiteral la recibe en Coreses, el 21 de abril de 1968. Es destinado a Argentina y llega el 20 de enero de 1969.

A los pocos meses de llegar a Argentina es destinado a la Parroquia San Francisco Solano de Bandera, en Santiago del Estero, como vicario parroquial. En 1971, es nombrado vicario parroquial en la Parroquia de San Cipriano de Diamante, Entre Ríos, hasta 1976.

En el año 1977 parte para Jujuy, allí es destinado a la Parroquia de Santa Teresita y en 1979 vuelve a Bandera, donde será primero vicario y luego párroco hasta 1986.

En el año 1987 es nombrado vicario en la Parroquia Ntra. Sra. de la Merced en Tostado, Santa Fe. Desde 1991 desarrolla su servicio pastoral en la Parroquia Santa Juana de Chantal de Villa Minetti, Santa Fe, hasta el año 1999.

En el año 1999 es asignado como párroco de la Parroquia San Pedro de Córdoba, cargo que ejercerá hasta el año 2008 cuando es trasladado a la Parroquia San Cayetano de Palpalá, Jujuy, donde vivió hasta su deceso.

Sus últimos dos meses, tras una cirugía donde se le extirpó un riñón gravemente afectado por cálculos, comenzó a complicar su estado de salud y con varios órganos vitales comprometidos agudamente, fue internado en el Sanatorio Lavalle de la ciudad de Jujuy, donde en varias ocasiones lo debieron ingresar en terapia intensiva para una atención más especializada.

En la tarde del 22 de agosto de 2015, en San Salvador de Jujuy, entrega definitivamente su vida al Padre y sus restos descansarán en el cementerio de la Congregación de Esperanza, Santa Fe.

Durante esos casi dos meses de enfermedad, nos dio un testimonio de entereza para sobrellevar la cruz del dolor y ofrecer el sufrimiento que le tocó padecer. A pesar de su personalidad algo seria y sobria, supo ganarse el cariño de los cohermanos y de los laicos con quienes trabajaba. Muchas personas dieron testimonio de su gran sentido de responsabilidad en sus compromisos, la profundidad de sus reflexiones y consejos, su ecuanimidad en el trato hacia todos.

Sus compatriotas y otros, coinciden en caracterizar a Matías como un hombre franco y honesto, honrado y recto; decía lo que pensaba y sentía, y actuaba en coherencia con ello.

En los últimos años nos asombró su capacidad de adaptación y colaboración con los misioneros más jóvenes que comenzaban a ocupar los puestos de conducción en las parroquias. Destacamos su cooperación, tolerancia y apertura para ocupar su nuevo lugar y dar lugar y confianza a las nuevas generaciones.

Damos Gracias a Dios por su vida misionera y sacerdotal que la gastó en la entrega a la pastoral parroquial en diferentes partes de nuestro país, y por haber acompañado a tantos hombres y mujeres hacia el encuentro con Jesús Vivo en la comunidad eclesial.

Confiando en el Señor de la Resurrección, esperamos que descanse en la paz y entre a participar en el gozo de los justos.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

3 Respuestas a Matías Martínez SVD

  1. Sacerdote quien manejó la lancha junto a las religiosas quienes me llevaron a mi primera ESC de Islas del Dep. Diamante un domingo de marzo 1974. Esc. Las Golondrinas Nº 100 Las Cuatro Bocas – islas, allí donde inicié mi profesión de docente. Recuerdos hermosos… en este trabajo en la soledad de las islas y bellezas vegetales y humanas… ¡Qué descanse en la PAZ del Todopoderoso!

  2. Gustavo dice:

    Fue una persona entregada al servicio para la iglesia, de gran humildad, de mucho conocimiento y de gran consejo. Pidamos a nuestra madre la Virgen Maria que interseda por su eterno descanso.

  3. Sergio Humberto Julian dice:

    Los que lo conocimos personalmente, agradecemos sus enseñanzas y rezamos una oración por su eterno descanso.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.