Por alimentos para los que menos tienen

Solidaridad. Los estudiantes del Instituto Roque González, de Posadas, organizaron una bicicleteada para colectar víveres.

Alumnos de todos los grados, familiares y amigos se unieron en la bicicleteada bajo el lema "El Roque, con sus familias, por sus hermanos".

Más de 1.700 personas participaron ayer en la IV bicicleteada solidaria organizada por la Familia Verbita del colegio Roque González de Santa Cruz, con el fin de recaudar alimentos no perecederos para tres comedores comunitarios que funcionan en Villa Cabello.

Con el entusiasmo a flor de piel y bajo el lema “El Roque, con sus familias, por sus hermanos”, los alumnos del nivel inicial hasta los de quinto año del secundario, además de sus familiares y amigos coparon la calle La Rioja, entre Colón y San Lorenzo, desde donde se organizaron para partir en bicicletas hasta la quinta del establecimiento, ubicada atrás del Colegio de Fátima en Villa Lanús.

Seguros de poder unir los 10,5 kilómetros, todos se fueron preparados. Pero lo más importante fue colaborar con aquellas familias que menos tienen. El padre Juan, asesor espiritual del Roque González, resaltó que lo “bueno es ver cómo la sociedad se compromete y participa en esta acción solidaria”.

A las 14 comenzaron a pedalear hacia la quinta, conscientes de que lo fundamental no era llegar primero, sino participar. La caravana fue encabezada por Darío Díaz, quien fue el encargado de llevar la imagen del santo del colegio.
Muy orgulloso, Darío, alumno de quinto año y presidente del centro de estudiantes, comentó que “es un gran honor y destaco el esfuerzo y la voluntad de todas las personas que trabajaron para que salga esta bicicleteada”. El joven tampoco se olvidó de recordar que este año se recibe la última promoción de varones exclusivamente “y para mí es un gran orgullo”.

Pepe Alonso (80) acompañó a su nieto Julio (12) a participar. Confesó que se quedó con las ganas de montar en su bicicleta, “pero mi señora me prohibió que lo hiciera”. Recordó también que en una oportunidad se fue hasta Buenos Aires pedaleando, “por eso yo estaba animado, pero bueno, igual me alegro y me emociona ver esto”.

Juan Manuel Laprovitta (9) se ubicó en una de las primeras filas luciendo su camiseta de Boca. María del Carmen, madre de Walter Suárez (11), quien participó por primera vez, opinó que “me parece muy bien que organicen este tipo de actividad”.

Antes de la largada, por altoparlante invitaron para otra bicicleteada que se hará el próximo 9 de julio, desde La Rotonda hasta la costanera. La actividad se realizará con el objetivo de aunar esfuerzos para lograr la construcción de bicisendas en la ciudad. La policía y los agentes de tránsito de la Municipalidad se ocuparon de la seguridad. Después de la calle La Rioja siguieron por Junín, luego recorrieron la avenida Uruguay hasta la estación de servicio ubicada sobre esta arteria y Comandante Espora.

En la primera posta descansaron y se refrescaron con las gaseosas que aportaron los comercios que se adhirieron a la actividad. Muchas familias optaron por unirse a la caravana desde este lugar, para que los más pequeños lograran llegar sin problemas.

Carla María Emilia (10), mientras descansaba en la primera parada, comentó que hasta allí llegó muy bien. También se mostró muy animado Alejandro Lezcano (6), quien concurre al primer año de la EGB, quien para no participar solo invitó a sus hermanas Araceli (8), Florencia (8) y a su primo Matías (9). La larga fila de bicicletas llamó la atención de los vecinos de la ciudad y en más de una oportunidad salieron a las veredas a aplaudir a quienes pedaleaban. Las bocinas de los coches de los familiares que acompañaron también se hicieron sentir.

Después de la avenida Uruguay siguieron por la colectora, antes de ingresar en la ruta 12 -sobre el arroyo Zaimán- el padre Juan, desde una camioneta, pidió que todos prestaran atención, mucha atención, para evitar inconvenientes y porrazos.

La policía interrumpió la circulación de los vehículos que se dirigían hacia el Sur para evitar accidentes. No faltó algún malhumorado, pero fueron más los que entendieron y destacaron la colaboración y entusiasmo de los ciclistas.

La segunda posta fue en el mercado central y la tercera en la estación de servicio ubicada frente a Fátima. Finalmente pedalearon hasta la quinta, donde todos se emocionaron al son de la banda de música de la Policía de la Provincia. Luego compartieron un refrigerio y sortearon dos bicicletas y otros premios. El padre Juan Rajimón SVD, reconfortado con la IV bicicleteada, dijo que “Dios nos iluminó a todos y llegamos sin ningún inconveniente”.

_________________
Fuente: Diario El Territorio (Posadas), 10/06/01

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios cerrados.