“Marcados a fuego”

Ecos del Curso sobre el carisma, espiritualidad y misión de los Misioneros del Verbo Divino: “Marcados a Fuego. Itinerario en el carisma y proyección misionera de San Arnoldo Janssen”.

080816Con gran alegría hemos terminado el primer curso a distancia “Marcados a Fuego”. Han participado más de 100 personas en cuatro aulas virtuales a lo largo de tres meses. Semana tras semana se han ido recorriendo los 9 ejes donde se desarrollaban los contenidos, se realizaron los foros, las actividades y los tutores han podido evaluar y seguir a cada participante de modo personal.

Si bien la gran mayoría fueron docentes, personal y directivos de nuestros colegios, también lo han aprovechado laicos de nuestras parroquias y esperamos que se multipliquen en las próximas tandas. En agosto se abrirán nuevamente las inscripciones y ya estaremos comunicando los detalles. ¡A invertir en formación con quien compartimos la Misión!

.

Taller sobre Misión Compartida

Luego de que algunos docentes de nuestros colegios realizaran el curso virtual “Marcados a Fuego” sobre nuestro carisma y espiritualidad, el departamento de pastoral del “Colegio San José” en Esperanza, quiso extender aún más la reflexión y organizó una jornada-taller de reflexión sobre “misión compartida”. Para ello invitaron a Gabriela Peña, directora del departamento de educación a distancia del Centro de Estudios Filosóficos y Teológicos (CEFyT) de Córdoba.

Durante la jornada reflexionamos sobre el paradigma misionero verbita del “Diálogo Profético” y de qué manera este modo de vivir la misión puede llegar a ser significativo para los laicos, particularmente para los docentes del colegio. Luego reflexionamos sobre las implicancias que tiene para la labor docente el comprender su trabajo como parte de la misión educacional SVD y los posibles modos de adherirse a ella. Para dar pasos en la así llamada “Misión compartida”, es importante profundizar cuál es nuestra misión, para luego buscar los modos de comprometernos en la misma. Creemos que son importantes estos espacios de formación y reflexión, ya que podemos ayudarnos, Laicos y Verbitas, a seguir profundizando y fortaleciendo nuestro seguimiento del Señor.

José Luis Corral svd


.

Algunos testimonios del Curso

 

Anabel Burgi (Colegio San José, Esperanza – Santa Fe)
Hola a todos; quisiera decir eternamente GRACIAS, igual que Verónica, a quienes llevaron adelante esta propuesta maravillosa para todos los que formamos parte de la SVD. Los organizadores del curso, quienes eligieron el material de lectura, quienes fueron nuestras guías –en este caso Sra. Gabriela–, quienes prepararon las actividades, a quienes formamos el grupo de trabajo y de intercambio de sensaciones, pensamientos y reflexiones súper valiosas; de emociones e inquietudes, de acciones relevantes que hacemos cada uno desde su humilde lugar, aportando la llamita y el ardor propio en cada paso. Pero por sobre todo, un camino MARCADO A FUEGO, en el que descubrimos en cada eje que la vida de entrega y misión pensada y obrada por San Arnoldo Janssen son nuestro norte y nuestro modelo a seguir, a imitar y contagiar y compartir el fuego (como dice Víctor) entre quienes aún lo necesitan.

Víctor García (Parroquia San Cayetano, Palpalá – Jujuy)
Me gustó mucho el curso, pero debo resaltar que realmente avivó la llama misionera que tengo en mi corazón. Desde 1994, cuando formé parte de un grupo misionero de la Congregación, supe que era esto lo que estaba buscando. Siempre tuve una inclinación hacia el encuentro del hermano, claro que al comienzo uno no tiene las herramientas suficientes. Siempre quise ir más allá… en lo que es la misión. Con el curso se aclararon muchas cosas que no entendía de nuestros párrocos, sacerdotes que pasaron por la parroquia. Ahora siento el compromiso de seguir anunciando con más fuerza la Palabra de Dios a toda persona desde mi actividad pastoral. Siento el deseo que esto que he vivenciado en el curso no puede quedar sólo para mí, es necesario que lo comparta con los demás, y este es mi compromiso. Gracias, muchas gracias por todo.

Daiana Said (Colegio San José, Esperanza – Santa Fe)
Hola queridos compañeros. Considero de suma importancia en la formación de los docentes verbitas el poder realizar esta capacitación para empaparse del espíritu verbita. Fue una experiencia muy buena, cada semana era un desafío que implicaba lectura, conocimiento y creatividad. Yo particularmente aprendí muchísimo, y muchas de las actividades realizadas en esta capacitación me servirán para trabajar con mis alumnos. Debo decir también que tiempo, es algo que a los docentes no nos sobra y al principio tenía la incertidumbre si de un martes a otro llegaría a leer, estudiar el material y realizar las actividades. Hubo semanas en las que me organicé mejor y otras en las que el tiempo me resultó “tirano” como dicen. Animo a aquellos docentes o laicos vinculados a esta experiencia de vida verbita a que realicen este curso. Yo particularmente imprimí los 9 ejes y ahora es para mí un material de consulta y espero poder compartirlo con quien lo necesite. También me resultó muy enriquecedor poder conocer personas que comparten esta misma pasión, intercambiar experiencias y opiniones. ¡Hasta pronto!

Cintia Heredia (Córdoba)
¡Hola a todos! Ya estamos casi al final de este curso, quisiera decirles que fue un gusto realmente haber compartido con ustedes esta capacitación. Agradecerles también por sus aportes tan significativos, que me sirvieron para tener otra mirada. Siento que con el curso descubrí más cosas de esta inmensa Congregación, tengo más clara cuál es la meta a cumplir, la forma de hacerlo y cuál debe ser mi propósito y compromiso. En cada actividad que realicé, experimenté una vivencia y un descubrimiento, en esta última (discurso) encontré un pensamiento de Fernando Díaz que pertenece a la Pastoral indigenista verbita y trabaja con el pueblo Mapuche en Chile: “Primeramente dejando de convertir al indígena en un objeto de nuestra misión y tomando como actitud el diálogo profético, es que nos invita a asumir al otro como interlocutor. No soy solo yo el que evangeliza al indígena. No soy solo yo el que lleva una buena noticia, sino que es también el indígena el que me evangeliza a mí. Conversé mucho con los verbitas que trabajan entre aborígenes en Maracaibo (Venezuela). El punto no es tanto “que” voy a hacer con los otros sino “cómo” voy a estar en relación “a” los otros y “con” otro pueblo para caminar junto a ellos… El desafío es caminar con ellos y anunciar el proyecto de vida, no desde un proyecto civilizador sino desde Jesús”.

Mara Vanesa Fernández Castro (Buenos Aires)
¡Hola! A modo de cierre quería expresar mi experiencia compartida a lo largo de este curso. A pesar del poco tiempo que tengo para dedicar a actividades extras, me pareció una buena excusa como para hacer un paréntesis e incorporar vivencias y realidades de Arnoldo y todos los misioneros/as que han formado parte y continúan haciéndolo en nuestra Comunidad. Es una buena idea estar al tanto de cómo se originó y como fue cambiando su mirada hacia el mundo actual, siempre sobre la base de las enseñanzas y acciones de los primeros tiempos. Pido a Dios continuemos unidos con muchos proyectos y expectativas de logro, siempre apoyados en el Todopoderoso dándonos su calor de fuego Divino. Bendiciones y un gran abrazo.

.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.