Centenario del Colegio Apostólico San Javier

En sus inicios

En el Hogar San Javier de Rafael Calzada se conmemoró el Centenario del Colegio Apostólico San Francisco Javier. El 29 de septiembre, fiesta de los Arcángeles, se celebró toda una “década centenaria”, pues el complejo de Calzada ha sido una sucesión de iniciativas que marcaron la misión SVD en Argentina con un sello indeleble.

La pandemia no nos permite encontrarnos como Provincia para celebrar juntos este acontecimiento, pero sí podemos vivir la comunión desde la eucaristía. En la Solemnidad de los Arcángeles, Patronos de la Congregación, nos unimos en oración para agradecer a Dios por sus muestras de misericordia, pedirle perdón por nuestras infidelidades y renovar nuestro compromiso religioso misionero.

Para marcar los 100 años del Colegio Apostólico de Rafael Calzada, se realizó un encuentro con los residentes del Hogar San Javier, el P. Provincial Marcelo Cattáneo y algunos miembros del Consejo Provincial. Hubo un intercambio fraterno sobre situaciones propias del Hogar e inquietudes y preocupaciones de nuestros cohermanos mayores. Luego se celebró la eucaristía, en la cual algunos cohermanos compartieron en forma de testimonio personal algunas pinceladas de la larga y rica historia del colegio apostólico. Finalmente, se culminó compartiendo el almuerzo.

 


100 Años forjando buenos Misioneros del Verbo Divino
(1920-2020)

“En la historia de la Congregación del Verbo Divino en Argentina, el Colegio Apostólico San Francisco Javier de Rafael Calzada ocupa, indiscutiblemente, un lugar destacadísimo. El hecho de haber sido la primera casa de formación de misioneros “ad gentes” no sólo de Argentina, sino de toda América, es un título que por sí solo habla de su importancia. Si a esto añadimos que, en el transcurso de seis décadas, han egresado del mismo más de trescientos misioneros verbitas entre sacerdotes y Hermanos, podremos hacernos una idea más acabada de lo que esta casa significó y significa para la SVD y para la Iglesia en Argentina. Durante largos años fue la casa central de la Congregación en Argentina y su única casa de formación en el país”. (Valerico Imsant svd, «El Colegio Apostólico San Francisco Javier”, Reseña Histórica, Gráfica Guadalupe, Rafael Calzada 1993, Prólogo)

Este año celebramos el centenario de la fructífera historia del Colegio Apostólico San Francisco Javier. Quizá este contexto particular de pandemia, nos invite a redoblar nuestra apuesta como vida religiosa misionera, por una sociedad siempre nueva, por una Iglesia cada vez más empática y profética, por un mundo crecientemente humano.

Convencidos de que esto es parte de la “obra de Dios”, de que lo hemos recibido como legado y compromiso, de que gracias a la entrega generosa de varias generaciones de cohermanos, esta obra sigue siendo semilla de muchas otras iniciativas, nos unimos agradecidos al Dueño de la mies.

Desde este Rincón icónico de nuestra misión Verbita, imploramos juntos la bendición de Dios para cada uno de nosotros, laicos y religiosos, discípulos Misioneros del Verbo Divino de la Provincia Argentina Sur.

Hogar San Javier
Rafael Calzada, septiembre 2020

En la actualidad

 


Saludos y felicitaciones del Superior General SVD

Mensaje en el 100º aniversario del Seminario Apostólico de Rafael Calzada, Buenos Aires, Argentina.

Hoy celebran el centenario del Seminario Apostólico de Rafael Calzada. El Consejo General y yo nos unimos a ustedes en esta celebración especial; damos gracias a Dios por lo que Él nos ha donado a nosotros, a la Congregación, a la iglesia y al mundo, a través del Seminario de Rafael Calzada. El seminario se inició en un momento difícil, cuando el mundo entero se enfrentaba a las secuelas de la Gripe Española. Sin embargo, estaba el entusiasmo y la esperanza de comenzar esta casa de formación de la SVD, la primera no sólo en Argentina, sino en todo el continente de América. Y ahora, 100 años después, nos encontramos en una situación bastante similar, cuando el mundo entero está pasando por una gran crisis debido a la pandemia COVID-19. No obstante esta situación, espero que el entusiasmo y la esperanza que marcó la fundación del seminario, siga siendo el espíritu que llevemos presente en este tiempo y que transmitamos a las generaciones venideras. En cada momento de la historia, el Señor está con nosotros. (…)

En nombre de toda la Congregación quiero expresar mi gratitud a todos los que han dedicado su vida en la administración del seminario. Estamos agradecidos y orgullosos de ustedes, queridos misioneros religiosos y laicos, por ser testigos del Verbo Divino, que se hizo uno de nosotros para hacer presente el amor de Dios entre los pueblos. Muchos de ustedes están ahora en la edad de jubilación. Espero y oro para que continúen siendo cristianos agradecidos y misioneros alegres, que permanecen fieles a la palabra y unidos al pueblo. (…)

Fraternalmente en el Verbo Divino,

Paulus Budi Kleden svd
Superior General
29 de septiembre 2020